• Regístrate
Estás leyendo: Shell marca el retorno del sector petrolero
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 23:48 Hoy

Shell marca el retorno del sector petrolero

La angloholandesa restaura su dividendo totalmente en efectivo y avala una recompra de acciones por 25 mil millones de dólares.

Publicidad
Publicidad

Royal Dutch Shell restauró su dividendo totalmente en efectivo y le dio el visto bueno a una recompra de acciones por 25 mil millones de dólares, en una señal de que regresa la fortaleza a la industria del petróleo después de tres años de tensión financiera.

El grupo angloholandés dijo que cancelará su programa de dividendo por acciones (scrip dividend) —en el que le paga a los inversionistas con acciones en lugar de efectivo— a partir del cuarto trimestre de este año.

El regreso de los pagos totalmente en efectivo marca un hito importante en la recuperación del sector petrolero desde una crisis brutal. El dividendo de alto rendimiento de Shell es una de las fuentes de ingresos más grandes para los inversionistas en el FTSE 100.

Al igual que la mayoría de los grandes grupos petroleros europeos, Shell introdujo el dividendo por acciones después del desplome del precio del petróleo en 2014 para reducir las salidas de efectivo, pero a costa de diluir las acciones existentes.

BP dijo el mes pasado que comenzará la recompra de acciones para compensar el debilitamiento del valor de los títulos debido al dividendo por acciones, y Shell el martes fue más allá al cancelar totalmente ese tipo de programa.

Ben van Beurden, su director ejecutivo, también reiteró su compromiso, que hizo en el momento en que Shell adquirió a su rival BG Group por 50 mil millones de dólares, para volver a comprar 25 mil millones de dólares de acciones para finales de 2020.

Las compañías petroleras se mueven para volver a centrarse en mejorar los rendimientos de los accionistas después de pasar gran parte de los últimos tres años en una lucha por evitar recortar los dividendos.

Las fuertes reducciones de costos y la recuperación de los precios del crudo, para llegar a estar por encima de 60 dólares por barril, trajo un aumento en la rentabilidad en Shell y en sus rivales este año.

El martes, en una presentación con inversionistas en Londres, Shell estableció el objetivo de generar entre 25 mil y 30 mil millones de dólares de flujo libre de efectivo anual para 2020, con el supuesto de un precio de petróleo de 60 dólares por barril.

Esto es un aumento de 5 mil millones de dólares en comparación con la guía anterior, lo que llevó a Jason Gammel, analista de Jefferies, a comentar que Shell tenía el “perfil de flujo de efectivo más resistente” entre las grandes petroleras europeas.

La fortaleza de la recuperación de Shell le ofreció cierta reivindicación a Van Beurden por su decisión de seguir adelante con la adquisición de PG durante la parte más dura de la crisis ante el escepticismo de los accionistas.

Simon Gergel, director de inversiones de valores de Reino Unido de Allianz Global Investors, dijo el martes que “la compra oportuna de BG muy cerca del final del ciclo del precio del petróleo” comienza a rendir frutos.

Un programa de desinversión de 30 mil millones de dólares que comenzó después del acuerdo de BG para reducir la deuda “casi se cumplió” un año antes de lo programado, dijo Shell, con 25 mil millones de dólares de ventas completadas o acordadas y 5 mil millones más en “con un gran avance”.

Esto colocó su ratio de deuda neta a capitalización, que a finales del tercer trimestre fue de 25.4 por ciento “a la vista” de su objetivo de 20 por ciento.

La disciplina de gasto se va a mantener, dijo el grupo, con una directriz para el gasto anual de capital sin cambios en un rango de entre 25 mil y 30 mil millones de dólares al año.

En una señal del cambio acelerado en la industria de energía, Van Beurden dijo que la proporción asignada a los proyectos convencionales de petróleo y gas se reducirá ligeramente mientras que el presupuesto para las inversiones de “nueva energía”, como la renovable, aumentará entre mil millones de dólares y 2 mil millones en comparación con mil millones de dólares anteriormente.

Shell también estableció un nuevo objetivo de reducir 20 por ciento la huella neta de carbono de sus productos de energía —que se expresa en gramos de dióxido de carbono por megajoule consumido— para 2035 y a cerca de la mitad hacia 2050.

El grupo realiza un cambio en las inversiones hacia el gas natural —la forma de los combustibles fósiles con menor emisión de carbono cuando se quema— energía renovable, y otro tipo de tecnologías limpias, como la infraestructura para la recarga de los vehículos eléctricos.

Al comprometer a Shell a apoyar el Acuerdo Internacional de París sobre las reducciones de carbono, Van Beurden dijo: “Podemos adaptarnos y vamos a adaptar nuestro negocio”.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.