Sin servicios financieros, un tercio de la población

La inclusión es una herramienta para controlar el aumento de precios al consumidor (la inflación), “el más injusto y cruel de los impuestos”, manifiesta Agustín Carstens.
La reina Máxima de Holanda, el presidente Peña Nieto, Videgaray y Carstens en el foro.
La reina Máxima de Holanda, el presidente Peña Nieto, Videgaray y Carstens en el foro. (Octavio Hoyos)

México

Aunque en lo que va del sexenio se han sumado 12.7 millones de personas al sistema financiero, una tercera parte de la población adulta sigue sin acceso a sus servicios, afirmó Luis Videgaray, titular de la Secretaría de Hacienda.

“Se pasó de 56 por ciento de la población adulta a 68 por ciento”, señaló en el segundo Foro Internacional de Inclusión Financiera en Palacio Nacional. “Es un avance muy importante, el problema es que todavía nos faltan todos los demás, de ahí la importancia y la oportunidad que representa tener una estrategia específica”, añadió.

El presidente Enrique Peña Nieto presentó la Estrategia Nacional para la Inclusión Financiera que, aseguró, tiene el fin de “que todos los mexicanos, sin distinción alguna, puedan tener acceso al sistema financiero”.

Al presentar los seis ejes que conforman la estrategia, Peña indicó que se trata de que los usuarios puedan tener cuentas de ahorro, contratar seguros u obtener un crédito para hacer realidad cualquier proyecto de vida que se tracen, o bien realizar pagos por servicios.

El primer eje, educación financiera, busca que la gente sepa aprovechar las ventajas de estar en el sistema financiero, desde abrir una cuenta, usar una tarjeta de crédito hasta invertir su dinero. El segundo, uso de innovaciones tecnológicas, buscará aprovechar las nuevas tecnologías para acercar los servicios bancarios y los medios de pago a amplios segmentos de la población.

El tercer eje contempla la alianza con actores no financieros, como cadenas comerciales, y mayor presencia de la banca de desarrollo en las zonas más dispersas. El cuarto consiste en generar opciones de financiamiento para micro y pequeñas empresas, así como productos para familias de bajos recursos.

El quinto establece el fortalecimiento de la Condusef, al marcar como una prioridad de la política en la materia dar una mayor seguridad a los ahorros, el buen servicio de las instituciones y mayor claridad en las  reglas y condiciones de servicios financieros. Y el sexto eje busca evaluar los datos y generar proyectos de investigación académica en esta materia.

En el acto realizado, la reina Máxima, de los Países Bajos, asesora especial del secretario general de la ONU sobre inclusión financiera para el desarrollo, dijo que el éxito de esta política dependerá del apoyo continuo de todas las partes interesadas. Afirmó que se debe poner atención a cuatro puntos: continuar el proceso de competencia del sector privado; mejorar mecanismos de identificación de las personas; mejorar el financiamiento de las Pyme; y generar confianza en el sistema financiero.

La nueva política de inclusión financiera, agregó Videgaray, involucra tanto a gobierno e instituciones públicas como a la banca, emprendedores e intermediarios financieros.

Para Videgaray, la inclusión es un tema que implica equidad social, justicia y bases para incorporar a la población a la modernidad y al desarrollo de la economía global.

INFLACIÓN, IMPUESTO CRUEL

Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, reconoció el esfuerzo de la presente administración por “democratizar” el sistema financiero, y que la inclusión de más personas es una herramienta para controlar el aumento de precios al consumidor (la inflación), “el más injusto y cruel de los impuestos.

“Más grave aún es que quienes sufren más los efectos perversos de una inflación elevada son precisamente quienes menos tienen, pues al carecer de acceso a los servicios financieros formales no se pueden proteger contra el riesgo inflacionario”, señaló en su discurso en el foro. “En ese sentido, el cumplimiento cabal del objetivo prioritario del Banxico, que es procurar la estabilidad de precios, es crucial para cualquier esfuerzo serio y sostenido de inclusión financiera”.

 BANCA, FUNDAMENTAL

En la implementación de la nueva política nacional de inclusión financiera la banca tendrá que jugar un papel fundamental, dijo Luis Robles Miaja, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

El también presidente del consejo de administración de BBVA Bancomer resaltó que, en materia de cobertura, la banca ha hecho mucho en los últimos años, y para muestra están los resultados de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, la cual muestra que en tres años la población con al menos un producto financiero pasó de 56 a 68 por ciento.

Hoy la banca sirve a todos los sectores. No obstante, aceptó que el reto de llegar a todos los habitantes del país aún es alto, y para conseguirlo hay otros factores a corregir, entre ellos el alto índice de informalidad, toda vez que es una barrera que enfrentan las instituciones para brindar servicios financieros.

 A propósito, Alejandra del Moral, directora general del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), dijo que en breve lanzará un esquema de banca digital.

La funcionaria destacó que esa plataforma beneficiará a más de un millón 300 mil mujeres que forman parte del programa Prospera.

Del Moral explicó que la decisión de implementar servicios financieros digitales es porque detectaron que aproximadamente 70 por ciento de sus beneficiarias cuenta con un teléfono inteligente.