Los seguros buscan fuentes de energía

Firmas como Lloyds y Axa se preparan para ofrecer servicios de cobertura a clientes que aprovechen el potencial por las reformas.

México

Aunque el sector asegurador pasa por un momento complicado, que se reflejará en una disminución de valores asegurados al concluir el año, la reforma energética aumentará la demanda de pólizas en el país, aseguró la calificadora de riesgo Fitch.

Eduardo Recinos, analista de la firma evaluadora, señaló que México se prepara para la entrada de mayores montos de inversión en el sector energético, lo cual incrementará la adquisición de instrumentos de protección especializados, ello derivado del arribo de nuevas empresas y productos.

Cálculos de Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer, indican que hacia 2020 la inversión extranjera directa será el doble respecto a la actual, de tal forma que si ahora el promedio es de 20 mil millones de dólares, el potencial es por lo menos de 40 mil millones.

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) ha reconocido que la industria aseguradora tiene poca participación en empresas de energía; sin embargo, apuestan a que una vez que se concreten los cambios, aumentará la inversión y, por ende, habrá más empresas y personas que demanden el producto.

Asimismo, la oferta también crecerá, toda vez que no se descarta la llegada de compañías aseguradoras de carácter global, con miras a participar en la apertura energética de México, que se encargarían de atender ramas como hidrocarburos, electricidad y minería.

De acuerdo con el último reporte de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), en los primeros nueve meses del año —sin tomar en cuenta la póliza bianual de Petróleos Mexicanos— el sector asegurador registra una caída de 0.6 por ciento respecto a igual lapso de 2013, un mal resultado si se toma en cuenta que suele crecer más de tres veces por encima de la economía.

De acuerdo con Fitch, el mal paso de las aseguradoras es consecuencia del bajo dinamismo económico, el cual tuvo un impacto importante, sobre todo en el primer semestre del año, y aunque prevé que el segundo será un poco mejor, gracias a la producción industrial y a la demanda externa, no será suficiente para corregir el rumbo.

En un análisis, la aseguradora internacional Lloyds estima que con la adecuación a las normas de energía la industria de seguros en México podrá crecer a doble dígito en los siguientes 10 años, e inclusive alcanzar una expansión en las primas hasta de 50 por ciento.

Según la CNSF, al cierre del tercer trimestre el sistema de prevención nacional estaba conformado por 104 instituciones, las cuales administran primas por 279 mil 413 millones de pesos.

Hace unos meses, John Nelson, presidente y director general de la londinense Lloyds, anunció que para aprovechar la llegada a México de nuevas compañías globales especializadas en energía e infraestructura abriría una oficina de representación y así ofrecer sus servicios de manera directa.

Otra de las firmas que ha externado su interés es la francesa Axa, que tiene en sus planes ser la aseguradora de algunos de los nuevos proyectos de generación de energías renovables que se lleguen a concretar, especialmente en trabajos hidroeléctricos y de energía eólica.

Asimismo, la aseguradora que en México encabeza Xavier de Bellefon, prevé que el beneficio de la reforma sea de al menos un punto porcentual en el sector, de forma que la penetración del seguro pase de 2.1 por ciento como proporción del producto interno bruto a 3.1 por ciento en cinco años.

La obtención de contratos de protección no será la única herramienta de esas instituciones para fortalecer su negocio, sino que también han externado, por medio de la AMIS, que tienen la mira puesta en destinar capital, por medio de las reservas que generan, a proyectos vinculados con el sector energético.

Otra reforma de mucho beneficio para las aseguradoras, según la calificadora Fitch, será la financiera, toda vez que se convertirá en la clave para contribuir a desarrollar el sistema financiero, específicamente en el crecimiento del crédito, efecto que propiciará la expansión de los productos relacionados con las ofertas de los bancos.

Para Recinos, una adecuación que también tendrá resultados positivos, aunque en este caso será en el mediano y largo plazos, es la introducción del seguro obligatorio de responsabilidad civil, norma que tiene el objetivo de aumentar la penetración de herramientas financieras de protección entre los automovilistas.

En México, menos de 30 por ciento de los vehículos tienen una póliza de seguro contra daños a terceros, lo que contrasta con otras naciones de Latinoamérica, que superan 50 por ciento, y en el caso de Chile tiene 100 por ciento de su flota asegurada.

El parque vehicular del país es de 33 millones de unidades, del cual 26.5 por ciento tiene una póliza en caso de accidente; es decir, 8 millones 745 mil, lo que significa que hay un importante mercado potencial para las aseguradoras.

EL DATO

Hacia  2020  la inversión extranjera directa será el doble, de tal forma que si ahora el promedio es de 20 mil millones de dólares, llegará a por lo menos 40 mil millones.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]