Hay 88 empresas interesadas en segunda subasta eléctrica

La fecha límite para adquirir las bases y pagar la solicitud de precalificación es el próximo 22 de julio. El único comprador de nueva cuenta es la CFE de Suministro Básico.
Durante la primera Subasta Eléctrica de largo plazo en el Cenace
Durante la primera Subasta Eléctrica de largo plazo en el Cenace (@JoaquinColdwell )

Ciudad de México

La segunda subasta eléctrica de largo plazo para impulsar las energías limpias en el país cuenta con el interés de 88 empresas.

El subsecretario de electricidad de la Secretaria de Energía (Sener), César Emiliano Hernández Ochoa, dijo que todas estas firmas ya adquirieron las bases de licitación y se espera que al cierre del plazo para hacerlo se cuente con al menos un centenar de firmas interesadas.

Durante la firma de los contratos de la primera subasta, comentó que se espera que este segundo proceso sea igual de competido.

La fecha límite para adquirir las bases y pagar la solicitud de precalificación es el próximo 22 de julio. El único comprador de nueva cuenta es la Comisión Federal de Electricidad de Suministro Básico.

En esta ocasión se espera recibir un mayor número de ofertas que incluyan potencia que ahora tiene un precio atractivo para los desarrolladores.

Lo que se va a comprar son mil 483 megawatts de potencia al año en el Sistema Interconectado Nacional, su precio máximo en de un millón 688.7 mil pesos, aquí destacó que en la primera subasta la oferta de potencia quedó desierta.

También incluye 10 millones 629 mil 911 megawatts-hora de energía al año con un precio máximo 750.54 pesos.

Así como 10 millones 629 mil 911 certificados de energías limpias con un precio muy de 375.27 pesos.

"El precio máximo por paquete de energía y certificados de esta subasta rondaría los 60 dólares, el cual resulta inferior a un paquete similar de la primera subasta que fue alrededor de 70 dólares considerando el tipo de cambio actual”, explicó.

En ese contexto, el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, apuntó que por primera vez nuestro país tiene los instrumentos para incentivar de forma efectiva la adopción de tecnologías menos contaminantes para generar electricidad.