Sectores productivos, a favor de discusión sobre salario mínimo

Los sectores obrero, patronal, junto con el gobierno de la República, buscan la construcción de políticas públicas que promuevan la formalidad y productividad de los negocios.

Ciudad de México

Los sectores obrero, patronal, junto con el gobierno de la República, están a favor de de mantener una discusión pública, responsable y seria sobre el incremento de los ingresos de los trabajadores y en especial de los salarios mínimos.

El 12 de agosto de 2014, los sectores productivos del país convinieron en que esta discusión se realizaría dentro de los marcos institucionales establecidos por nuestra Carta Magna, tomando en cuenta indicadores como el incremento de la productividad, la formalización del empleo y la desvinculación del salario mínimo como unidad de cuenta y referencia en leyes y reglamentaciones federales, estatales y municipales que así lo utilizaban.

Estos sectores se comprometieron a que a partir del diálogo social se construyan políticas públicas que promuevan de manera permanente la formalidad, la productividad de las empresas y los trabajadores y la competitividad, así como a mantener e incrementar las inversiones, impulsar la generación de más y mejores empleos que eleven la calidad de vida de los trabajadores y sus familias y trabajar responsablemente para mejorar los niveles de ingreso salarial.

Además reconocieron que gracias al diálogo permanente entre trabajadores, empleadores y gobierno, se han logrado avances en torno a compromisos, tales como el incremento del empleo formal, la disminución de la informalidad, una mayor productividad laboral de la economía, mejor capacitación para el trabajo y la conciliación eficaz por la vía de la negociación y el diálogo.

Advirtieron que pese a los avaneces, México requiere la creación de al menos 800 mil empleos cada año para absorber a la población que se incorpora al mercado laboral.

En ese sentido, la CONASAMI ha sido la responsable en el mejoramiento de mejorar los salarios mínimos de los trabajadores de nuestro país, en particular en la demanda de homologar las áreas geográficas A y B, en un 50%, como un primer esfuerzo en el mes de abril.