¿Por qué importa la posible salida de Reino Unido de la UE?

La decisión tendrá implicaciones económicas para el gobierno de ese país, bancos, aseguradoras, empresas no financieras y mercados en general; la preocupación mayor es un posible efecto dominó.
El logo del BCE fuera de la sede del BCE en Fráncfort en Alemania.
El logo del Banco Central Europeo. (Reuters)

Ciudad de México

El próximo 23 de junio los británicos decidirán si permanecen (remain) o salen (Brexit) la Unión Europea, un bloque integrado por 28 países miembros que en conjunto suman una población total de más de 500 millones de personas. El referendo será una decisión con amplias consecuencias para la política, economía y comercio de Reino Unido y otros países.

La decisión tendrá implicaciones económicas para una serie de emisores de bonos, incluyendo el gobierno del Reino Unido, bancos, compañías de seguros y empresas no financieras, de acuerdo con la calificadora Moody’s.

Ningún otro país de la Unión Europea ha hecho lo que Reino Unido: realizar una renegociación de los términos de su membresía a la Unión Europea, celebrar un referendo y permitir que los ciudadanos decidan.                 

La importancia de este referéndum radica en que la Unión Europea es el mayor bloque comercial del mundo y el Producto Interior Bruto que generan sus 500 millones de personas alcanza los 14 billones de euros. Sus importaciones y exportaciones representan el 16 por ciento del comercio mundial.

Pero, ¿qué es lo que está en juego y que cambiaría con la salida o permanencia del país en el bloque europeo?

La pregunta que responderán los británicos es simple: "¿Debería Reino Unido continuar siendo miembro de la Unión Europea o dejar la Unión Europea?".

Si la mayoría de los británicos responden que sí entrarán en vigor una serie de acuerdos que fueron previamente negociadas por el primer ministro, David Cameron, como la disminución de beneficios para los migrantes,  la preservación de la libra esterlina y la posibilidad de que Reino Unido restrinja la entrada a su territorio.

¿Quiénes y por qué quieren que el Reino Unido salga de la Unión Europea?

Un sondeo publicado este fin de semana en el diario The Sunday Times mostró que el respaldo de los británicos para salir de la zona euro se ubicó en un 43 por ciento, apenas un punto por delante del 42 por ciento que se inclina por la permanencia dentro del bloque.

El Partido de la Independencia de Reino Unido, UKIP, que ganó las más recientes elecciones europeas y recibió casi 13 por ciento de los votos en las pasadas elecciones generales británicas, siempre ha abogado por salirse de la UE, así como un importante número de parlamentarios conservadores, incluyendo miembros del gabinete de Cameron.

Los opositores a permanecer dentro argumentan que el crecimiento económico de Reino Unido está siendo frenado por la Unión Europea, debido a la imposición de muchas reglas a los negocios y el cobro de miles de millones al año en tarifas de membrecía.

También argumentan que con la salida el país recuperaría el control absoluto de sus fronteras y así se reduciría el número de migrantes que llegan a trabajar. Esto se suma a que así el Reino Unido podría imponer su propio sistema de visas para regular la entrada y salida de personas, ya que actualmente uno de los más importantes principios de la UE es la llamada "libertad de movimiento", por lo que no se necesita una visa para vivir en otro país miembro.

De acuerdo con Moody’s, algunas compañías optarían por frenar la inversión hasta conocer en detalle las consecuencias de la salida británica de la Unión Europea (UE). “La salida formal del Reino Unido de la UE podría llevar dos o más años, periodo durante el cual las empresas buscarán adaptarse al nuevo entorno en el que deberán operar”.

La calificadora considera que el mayor riesgo de crédito a corto plazo para las empresas por una posible salida es la incertidumbre que seguiría en cuanto a las relaciones comerciales, las regulaciones y la movilidad laboral.

En caso de una salida, se aplicarían tarifas de importación comunitarias a muchas empresas basadas en el Reino Unido.

¿Quiénes y porqué están a favor de quedarse?

Empezando por el primer ministro David Cameron, el Partido Laborista, el Partido Nacional Escocés, los Liberales Demócratas y Plaid Cymru (Partido Nacional de Gales) también están a favor de la permanencia.

Los que apoyan la afiliación a la UE dicen que es importante tener más mano de obra inmigrante que garantice el crecimiento económico. Sostienen que el intercambio comercial con otros países del bloque es más fácil y ese gran mercado beneficiará la economía británica.

También están convencidos de que el estatus internacional de Reino Unido se verá negativamente afectado si abandona la UE.

Cameron argumenta que la influencia de Gran Bretaña en la Unión Europea será más fuerte si vota a favor de permanecer en el bloque en un referendo el 23 de junio. Dijo que las pensiones y el Servicio Nacional de Salud, financiado con fondos públicos, podrían enfrentar recortes si el país opta por salir de la Unión Europea.

Muchos analistas creen que si los británicos deciden abandonar la UE el 23 de junio, la economía de Reino Unido se verá afectada y la libra caerá un 15-20 por ciento, mientras que un voto por la permanencia podría hacer avanzar la moneda con fuerza. Todo esto significa que los operadores se están preparando para una mayor volatilidad en los próximos días.

La preocupación mayor que está impactando a la opinión pública en Europa es que una votación a favor de que Reino Unido abandone la UE es que generará un efecto dominó en otras naciones en las que el proteccionismo está cobrando fuerza como es el caso de Francia y Países Bajos.