La "fintech" que ha ayudado a ahorrar en medicamentos

El farmacéutico Michael Rea creó Rx Savings Solutions, aplicación con la que ha ayudado a miles de pacientes a reducir sus gastos.
La aplicación funciona con base en algoritmos.
La aplicación funciona con base en algoritmos. (Shutterstock)

Cuando Michael Rea comenzó a trabajar como farmacéutico, pronto descubrió que todos sus clientes hacían la misma pregunta: ¿por qué sus medicamentos se volvieron tan caros? En particular la difícil situación de una mujer que compraba ocho medicinas diferentes; ella era una diabética de 65 años con alta presión arterial que lo llevó a buscar respuestas. “Ella me preguntó sobre dos medicamentos que se pudiera saltar”, dice Rea, quien en 2008 trabajaba para Walgreens, la cadena estadunidense de farmacias, en Kansas City. “Ella iba a tomar una decisión difícil, de vida o muerte, y quería saber qué medicamentos eran menos importantes”.

Rea, ahora de 35 años, no podía aconsejar con la conciencia tranquila que dejara de tomar alguna medicina que tal vez la mantenía con vida. Así que pasó las siguientes seis horas y media averiguando cómo podría ahorrar dinero al cliente; al final sugirió medicamentos alternativos que funcionaban de la misma manera, pero que eran menos costosos. Sus sugerencias, dice, le ahorraron 250 dólares al mes. Rea se sintió genial de poder ayudar al paciente, y se encontró ofreciendo un servicio similar a otros clientes.

Un mes más tarde, creó su propia compañía y sitio web, Rx Savings Solutions, para ayudar a los pacientes a reducir el monto del gasto en medicamentos. Además de sugerir alternativas más baratas, incluyendo las versiones genéricas, Rea descubrió que los clientes podrían reducir el gasto con trucos sencillos: a veces dos píldoras de 5 miligramos costaban menos que una de 10; las tabletas podrían ser menos caras que las cápsulas, y algunas farmacias eran más baratas que otras.

En la actualidad, el trabajo que mantenía ocupado a Rea durante varias horas por paciente se hace en cuestión de segundos a través de algoritmos propietarios. La aplicación de la compañía para computadoras de escritorio y móvil la ofrecen empleados y aseguradoras de EU a más de un millón de personas.

En Estados Unidos, los pacientes suelen contribuir dinero de su propio bolsillo al costo de los medicamentos, y ahorran al usar la aplicación para encontrar alternativas más baratas. Pero también lo hacen los empleadores y las aseguradoras a través de menores costos generales de salud.

Arranque

Durante los primeros tres años, Rea dirigió el negocio mientras seguía trabajando como farmacéutico en Walgreens, aunque disminuyó el interés por su trabajo regular. “Lo que se volvió difícil es que se basaba en transacciones, solamente se trataba de cuántas recetas podrías entregar”, dice.

Rea rápidamente se dio cuenta de que para que su startup tuviera un impacto significativo tendría que enlistar a un empleador más grande o un plan de seguro de salud que pudiera ofrecer sus servicios a todos sus miembros. Durante almuerzos y tiempos libres, Rea se retiraba a su automóvil en un estacionamiento en la azotea y hacía llamadas telefónicas con los posibles clientes. Finalmente, en 2012, firmó a Mutual of Omaha, la aseguradora con sede en Nebraska.

El contrato le dio la confianza necesaria para renunciar a su trabajo. Pero el acuerdo con Mutual of Omaha fracasó porque se relacionaba con el intento fallido de la aseguradora de ampliarse a la atención médica. Fue una señal de que los planes de un emprendedor pueden depender en las acciones de una compañía más grande.

Rea se quedó sin ingresos durante 16 meses, durante los cuales él y su familia tuvieron que sobrevivir con el sueldo de abogada de su esposa. “Fueron tiempos difíciles, cuando hice el salto”, recuerda. “Tenía un hijo pequeño, y teníamos deudas de cientos de miles de dólares por los préstamos estudiantiles”.

Los amigos de Rea, muchos de ellos farmacéuticos, lo alentaban a que regresara a su antigua profesión. “Decían, ‘estás loco, ¿por qué dejar este trabajo estable y bien pagado?’”. “Lo consideré durante un tiempo y en algún momento probablemente habría regresado”, dice, pero le preocupaba que tal vez tendría que firmar un acuerdo de no divulgación que haría que fuera más difícil que creciera su compañía.

Pero en 2013, Rea recaudó 1 millón 200 mil dólares de inversores ricos en Kansas City, y posteriormente aseguró 3 millones 700 mil dólares de otro grupo. Entre los inversionistas de la compañía se encuentran Dan Hery, un veterano de empresas de fintech como NetSpent y EuroNet.

Drew Komenda, quien al final dejó su trabajo en ventas en el grupo de salud Johnson and Johnson para unirse al consejo de Rx Savings y convertirse en el director de ingresos, fue su mentor y quien le presentó a los primeros inversionistas. Komenda había buscado un nuevo reto después de J&J, y su vecino conocía a Rea, éste le dijo que tenía una buena idea para un negocio pero que necesitaba ayuda con las ventas.

En la actualidad, Rx Savings emplea a 35 personas en su oficina central en Kansas City y Rea dice que “siempre está en modo de recaudación de fondos” para que el negocio pueda expandirse más rápidamente.

Los clientes de Rx Savings incluyen a firmas de la talla de Sprint, la enorme red de telefonía móvil, y Berkshire Hathaway Media, el grupo estadunidense de periódicos que controla el multimillonario Warren Buffett, además de una serie de empresas del sector público.

Un cliente, el estado de Kansas, dice que ahorró 7 millones 500 mil dólares el año pasado gracias a los cambios que sugirió la compañía de Rea para sus empleados a través de la aplicación.

Idea

Como empleado de una famacia, Rea pasó más de 6 horas tratando de averiguar cómo hacer para ahorrarle dinero a una señora de 65 años.

Ahorro

El resultado fue sugerir medicamentos alternativos, con lo cual consiguió que su gasto bajara 250 dólares al mes.

Avance

Actualmente el trabajo que le llevaba varias horas es hecho en pocos segundos gracias al uso de algoritmos.