• Regístrate
Estás leyendo: Rusia analiza privatizar ante la caída del crudo
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 22:34 Hoy

Rusia analiza privatizar ante la caída del crudo

El debate se intensifica en un contexto en que el país se enfila a su segundo año de recesión.

Publicidad
Publicidad

Kathrin Hille

Rusia nombró a siete grandes empresas estatales —entre ellas la línea aérea Aeroflot, la minera de diamantes Alrosa y la energética Rosneft— para una posible privatización, ya que el Kremlin evalúa tomar medidas drásticas para sustituir la caída de los ingresos petroleros.

La intensificación del debate sobre el primer empuje integral en años se da ahora que se espera que con la caída de los precios del crudo, Rusia entre a un segundo año de recesión y que aumente el boquete en el presupuesto.

Durante años, Moscú vendió pequeñas participaciones de empresas estatales, pero los avances disminuyeron desde que Vladimir Putin regresó a la presidencia en 2012. El recuerdo de la ola de privatizaciones con las que los legisladores económicos liberales de Rusia intentaron forzar la transición de la economía soviética, en la década de los 90, todavía es traumático, ya que esta medida enriqueció enormemente a un pequeño grupo de personas y creó una clase oligarca en el país.

Ayer convocaron a los directores de Alrosa, Rosneft —y su compañera petrolera Bashneft—, Ferrocarriles de Rusia, el banco estatal VTB, Aeroflot y la empresa de construcción naval más grande del país, Sovcomflot, a una reunión donde Putin habló con su equipo económico sobre sus planes de privatización para este año.

Anteriormente, la privatización “recibió el impulso de la búsqueda de ajustar la estructura de la economía y volverla más eficiente”, dijo Oleg Kouzmin, de Renaissance Capital. “Ahora, el asunto es recaudar dinero, ya que vemos que la gran caída de los precios del petróleo se vuelve uno de los motivos para que regrese la privatización a la agenda”.

El crudo Brent cayó 4 por ciento ayer, para llegar a 34.50 dólares. El gabinete ruso, bajo la dirección del primer ministro Dmitry Medvedev, batalla para modificar su presupuesto 2016 que se planeó con el supuesto de un déficit de 3 por ciento, con una base de precios promedio del petróleo de 50 dólares por barril, el nivel al que se encontraba a principios de noviembre.

Para Rusia, que dependía de los ingresos de gas y petróleo para más de la mitad de su presupuesto hasta 2014, la caída es muy dolorosa. El año pasado, los bajos precios llevaron a que la participación del gas y del petróleo cayera a 43 por ciento de lo ingresos del presupuesto. Se espera que descienda por debajo de 35 por ciento si el precio del crudo es de 30 dólares, de acuerdo con Sberbank CIB, la división de banca de inversión del banco más grande de Rusia por activos.

La privatización es única fuente potencial de fondos. Los inversores se muestran escépticos sobre la capacidad de Moscú de seguir adelante, ya que las ventas de los activos estatales, manchadas por la corrupción en la década de los 90, sembraron una profunda desconfianza en las privatizaciones. “Cualquier venta a un precio demasiado bajo nos va a dejar expuestos a la sospecha de que hacemos algo similar a lo que se hizo en 1990”, dijo un funcionario del gobierno.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.