A revisión, prebases del México-Querétaro

SCT informa que incorporará las propuestas del organismo regulador; se apuntan cinco empresas para participar en el proceso de licitación.
Gerardo Ruiz Esparza, titular de Comunicaciones y Transportes.
Gerardo Ruiz Esparza, titular de Comunicaciones y Transportes. (Octavio Hoyos)

México

Las condiciones de financiamiento, multiplicidad de requisitos técnicos y económicos, así como la metodología establecidas en las prebases de la licitación del tren México-Querétaro, limitan la libre competencia entre los participantes, determinó la Comisión Federal de Competencia (Cofeco).

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) revisará las propuestas de la Cofeco e incorparará aquellas que puedan aplicarse. Los abogados de la dependencia revisarán el documento entregado a solicitud  de la misma.

En opinión del organismo antimonopolios, en las prebases falta claridad, transparencia y suficiencia de información sobre los términos, requisitos y obligaciones básicos para desarrollar el proyecto de inversión, lo que genera incertidumbre, inseguridad jurídica a los interesados, afectando el interés por participar.

Por ejemplo, en términos de recursos, las prebases solicitan “una oferta de financiamiento firme expedida o respaldada por una o más agencias de crédito a la exportación del país o países de donde los licitantes prevean importar bienes para el proyecto”.

La comisión consideró que el hecho de incluir la obligación de que los licitantes tengan que conseguir crédito para el gobierno es una restricción que disminuirá el nivel de concurrencia en la licitación.

Por otra parte, la Cofeco señaló que la multiplicidad de elementos técnicos y económicos a evaluar podrían dar ventaja a algunos participantes, “por ejemplo, la acumulación de longitudes o elementos de construcción que puede tener un interesado depende del tamaño y características demográficas y socioeconómicas de los mercados en los que haya participado”, en consecuencia, existe la posibilidad de que las empresas con suficiente capacidad técnica puedan quedar fuera de la licitación.

En este sentido, recomendó que se evite la duplicidad y se reduzca el número de variables técnicas a ser consideradas para evaluar la solvencia de las propuestas de los licitantes y se limiten solo a aquellas que están directamente relacionadas con aspectos de capacidad técnica.

La metodología para determinar el ganador puede distorsionar de manera importante la competencia por el proyecto; “algunos licitantes que presenten ofertas económicas con menores cotos relativos serían menos competitivos si sus calificaciones en la parte técnica son relativamente bajas, pero solventes frente a licitantes con mayores calificaciones técnicas pero costos más elevados”.

Por lo anterior, recomendó modificar la manera de evaluar las propuestas técnicas con la finalidad de que el licitante que cumpla con los requisitos y también emitió una serie de recomendaciones para prevenir posibles afectaciones a la concurrencia y la libre competencia en la licitación.

Firmas interesadas

La STC dio a conocer que son cinco las empresas interesadas en las pre-bases de la segunda licitación del tren de alta velocidad México-Querétaro.

Sin precisar nombres, el titular de la dependencia, Gerardo Ruiz Esparza, mencionó que las compañías son de capital chino, canadiense, francés, español e italiano.

“Ya se reunió el área correspondiente con las cinco empresas más interesadas, ya las cinco tienen conocimiento, no solo de las prebases, sino de todo lo que se requiere para presentar sus propuestas y no se cambió nada; solo se ajustaron los días para que fueran exactos”, dijo.

En entrevista al término de la inauguración del puente vehicular Camino Real de San Mateo, en el Estado de México, reiteró que dichas empresas ya cuentan con toda la información de este proyecto desde hace un año, por lo que el tiempo “no debe ser pretexto”.

El pasado 14 de enero, la SCT lanzó nuevamente las prebases de licitación para el tren de alta velocidad México-Querétaro y estableció el 31 de julio próximo para dar a conocer el fallo del concurso.

En el documento se especifica que el contratante está obligado a la elaboración del proyecto ejecutivo definitivo, ejecución de los trabajos de obra de la vía férrea, material rodante, los sistemas y demás componentes de dicho proyecto, así como su puesta en marcha y pruebas extendidas correspondientes por 60 meses.

Respecto a la participación de Grupo Higa, Ruiz Esparza reiteró que la Secretaría de la Función Pública está habilitada para participar en el proceso, aunque por decisión de la propia compañía no va a participar.

De esta forma, será el 29 de enero cuando la SCT lance la convocatoria, en tanto que el 5 y 10 de febrero están previstos para visitar la obra; las juntas de aclaraciones serán el 12 y 24 del mismo mes, y la presentación y apertura de propuestas se programó para el 14 de julio próximo.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico informó la semana pasada que se unirá al proceso para garantizar la máxima transparencia, luego de que el año pasado el presidente Enrique Peña Nieto ordenara que se repusiera esta licitación.