“Hemos revertido el daño financiero y de imagen que nos heredaron”

Se trabaja para lograr que la dependencia atraiga inversiones, llegar a un buen acuerdo con sus acreedores y convertirse en algo más que una agencia inmobiliaria.
Héctor Gómez Barraza, director del Fonatur.
Héctor Gómez Barraza, director del Fonatur. (René Soto)

México

Al inicio de su administración al frente del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Héctor Gómez Barraza señaló que se encontró con una dependencia en crisis financiera, caracterizada por sus altos adeudos y una mala imagen en el sector.

Sin embargo, a poco más de un año de reestructura, el funcionario informó que ha logrado revertir este daño que se le había heredado, al dejar atrás los problemas económicos con base en acuerdos con sus acreedores y modificar su operación para no ser más una agencia inmobiliaria, sino una dependencia que atraiga inversiones.

 ¿Qué aspectos negativos  heredados descubrió?

Se había convertido a Fonatur en una agencia inmobiliaria, se vendió en metas récord, pero sin plazos de construcción y eso no se debe permitir. Lo que buscamos es que se desarrolle infraestructura, que se fomente la inversión y se haga en los tiempos convenientes.

Hay lotes comercializados que todavía no se desarrollan. La naturaleza de la dependencia es fomentar la inversión no la venta. Yo no puedo generar terrenos especulativos.

Lo más grave es que se adquirieron tierras con créditos de la banca y esto presionó las finanzas de Fonatur, pero en esta nueva administración hemos encontrado un gran apoyo de las instituciones financieras del país.

¿Se ha revertido el daño?

Hemos conseguido recuperar el rumbo que Fonatur había perdido y en eso nos estamos manteniendo.

En imagen fue un poco complicado, porque siempre había la percepción a donde te parabas de que la dependencia estaba quebrada e iba a desaparecer. Esa fue la parte difícil, porque había una conciencia de que la dependencia ya no existía y era así porque, entre otras cosas, la anterior titular de la Sectur no se hablaba con el entonces director general de Fonatur.

¿Se iniciaron procedimientos administrativos contra funcionarios?

No hemos hecho ninguno. Trabajamos para que las cosas mejoren operativamente. Lo primero era detener la inercia, después conseguir crecimiento, y reposicionarnos, todos estos aspectos se han logrado. Lo único que queda es seguir fortaleciendo a la dependencia.

¿Cuál será la inversión para 2014?

Tenemos un presupuesto que nos otorgó el gobierno federal de 2 mil 252 millones de pesos, cifra que se incrementó 20 por ciento en relación a los últimos 40 años, mismos que tiene en operación la dependencia.

Además este año generaremos recursos propios por aproximadamente 790 millones de pesos.

A 40  años, ¿cuál es la evaluación?

En 1974 se crea la dependencia con dos objetivos fundamentales, fomentar la inversión y el otorgamiento de créditos, como una banca de segunda piso, bajo ese principio se logró que naciera Ixtapa-Zihuatanejo y Cancún, este último particularmente es una historia de éxito y no se puede entender el turismo del país sin pensar en Fonatur, institución que vino a ordenar el cambio en materia turística.

Se anunció que Loreto, Huatulco e Ixtapa se iban a reconfigurar, ¿cómo van en este aspecto?

Tenemos que hacer una reingeniería plena en Ixtapa, volverlo a modernizar, pero en los años que se ha operado ha sido exitoso, es el mercado de mayor número de segundas casas.

En Ixtapa queda muy poca reserva territorial, solamente un lote de 390 cuartos y estamos por iniciar las 134 hectáreas adicionales para completar la reserva territorial.

En Huatulco estamos todas las instancias del gobierno federal, estatal y municipal para ver qué le hace falta al destino en términos de conectividad aérea, terrestre y servicios. Estamos a mil 500 cuartos de hotel que se vaya solo, con lo cual en este sexenio se va a consolidar como uno de los principales destinos del país.