Resistol, 75 años de historia en México

La compañía nació como una pequeña marca mexicana; sin embargo, creció y ahora es parte fundamental del negocio de Henkel, el gigante alemán de productos industriales.
Un elefante atorado en un charco de pegamento fue el primer logo que dio a conocer la compañía.
Un elefante atorado en un charco de pegamento fue el primer logo que dio a conocer la compañía. (Mauricio Ledesma)

México

Algunas generaciones aún recuerdan aquella imagen de un elefante parado sobre un charco blanco de pegamento, el cual, con cierta desesperación, intentaba despegar una de sus patitas; no obstante, el tiempo avanza y para muchas personas, dicha ilustración -que por varios años hizo alusión a la marca de adhesivo Resistol- ya no tiene absolutamente ningún significado.    

El elefante que comenzó la historia se extinguió; sin embargo, este producto que en algún momento acompañó a chicos y grandes al momento de hacer una que otra manualidad, sigue vigente y este año cumple 75 años de vida.

Resistol nació como marca mexicana, no obstante, actualmente se encuentra inmersa en el portafolio del gigante alemán Henkel, luego de que en 2003 fuera vendida por Desc –su entonces dueño–, compañía que era partícipe en negocios de autopartes, químicos, alimentos e inmuebles. 

Con el paso del tiempo, el portafolio de productos de esta icónica marca se ha duplicado, indicó en entrevista Vicente Madrid, director de negocios de adhesivos de consumo y construcción para Henkel en México.

“Resistol tiene entre 60 y 65 por ciento de participación en el mercado de adhesivos, mismo que sigue creciendo gracias a la incorporación de nuevas tecnologías y nuevos usos”, expresó el directivo.

Es necesario destacar que el negocio de adhesivos de consumo para Henkel representa alrededor de 20 por ciento de sus ventas totales. En 2015 las ventas que reportó la firma en México ascendieron a 9 mil 165 millones de pesos.

Según sus reportes financieros, al cierre del tercer trimestre de 2016, las ventas totales a nivel global de Henkel alcanzaron un nuevo máximo histórico al sumar 4 mil 748 millones de euros, un crecimiento de 3.4 por ciento, respecto al mismo periodo del año previo.  

La unidad de negocios de la firma alemana denominada “tecnologías adhesivas”, está integrada por adhesivos de consumo, selladores y productos para el tratamiento de superficies.  

De acuerdo con su estado de resultados, durante el tercer trimestre de 2016 las ventas de este segmento de negocio de Henkel ascendieron a 2 mil 272 millones de euros, cuando en el mismo periodo de 2015 la cifra fue de 2 mil 279 millones, lo que significa que tuvo una caída de 0.3 por ciento. 

Según el mismo reporte, durante los primeros nueve meses de 2016, el rubro de tecnologías adhesivas dejó ventas por 6 mil 705 millones de euros, no obstante, la cifra conseguida en igual lapso del año pasado fue de 6 mil 783 millones, es decir, hubo una disminución anual de 1.1 por ciento.

Vicente Madrid, directivo de Henkel, destacó que el mercado de adhesivos de consumo en México crece entre 4 y 6 por ciento cada año.

Sin duda, en este competitivo mercado, una de las marcas que se ha quedado pegada en la mente del consumidor es sin duda: Resistol. Cabe apuntar que su nombre es la mezcla de las palabras del inglés resist y all, que en conjunto significan, resiste todo.

EVOLUCIÓN

Como ya se hizo mención, la imagen del adhesivo era un pequeño elefante adherido a un charco de pegamento, pero hoy destaca por sus colores blanco, rojo y azul.

“Es una marca muy pegada a los consumidores, se trata de una marca muy amplia en cuanto al alcance que tiene entre los consumidores, desde los profesionales, refiriéndonos a los carpinteros; zapateros; amas de casa y padres de familia”, reconoció.

La marca que hiciera competencia a los pegamentos de “cola” nació en 1941. Rodolfo Patrón, fue quien fundó Adhesivos Resistol, cuya fábrica se instaló en la Ciudad de México, exactamente en Lago Xochimilco 121.

Un año más tarde, la compañía se adueñó de Pegamentos Mexicanos, firma que poseía una fábrica localizada en Tehuacán, Puebla.

El pegamento que en sus inicios llegara a diversas industrias como la cervecera –para las etiquetas adheridas a las botellas–, o bien, a la de empresas fabricantes de cigarros, lanzó el pegamento blanco, Resistol 850 en 1953, y para el siguiente año, el adhesivo de contacto, Resistol 5000, productos con los cuales inició la comercialización al menudeo.

En la década de los 60 inició la llamada Caravana Resistol, cuyo objetivo era recorrer cada poblado del país durante varios meses para dar muestra de las cualidades del adhesivo sintético a carpinteros, zapateros y artesanos en general; una actividad que dio paso al nacimiento de la publicación “CarpiNoticias”.

Para 1969, con el firme propósito de no limitar su mercado a solo adhesivos, la firma sustituyó su nombre para pasar de Adhesivos Resistol a únicamente Resistol.

Un año más tarde iniciaron las negociaciones para la fusión de Resistol y la estadunidense Monsanto Chemical, un fabricante de plásticos y productos químicos. Se trató de un proceso en el que además se asoció con Grupo Desc, fundada por Manuel Senderos, lo que dio paso a Industrias Resistol, donde Rodolfo Patrón, tomó el cargo de presidente del consejo de administración, mientras que Adolfo Patrón Luján, llevó la dirección general de la compañía.

A finales de 1998, Desc anunció que Girsa -su subsidiaria enfocada en el sector químico–acordó fusionar a su filial Industrias Resistol con la empresa Simón, firma especializada en adhesivos de poliuretano para la industria del calzado.

Los acuerdos entre accionistas de ambas empresas estipulaban que Girsa permanecería con mayoría accionaria, conservando así el control sobre Industrias Resistol.

“Como consecuencia de la fusión, Resistol consolida un marcado liderazgo en todas las líneas de adhesivos para la industria del calzado en México, ofreciendo productos de vanguardia y atendiendo en forma eficiente a los diferentes sectores de la industria”, dijo en ese la compañía.

LLEGA HENKEL

En 2003, Desc firmó una carta de intención con Henkel Group para llevar a cabo la venta de los activos de sus negocios de adhesivos bajo las marcas Resistol, Resistolito y Simon; así como la del segmento de impermeabilizantes. 

“Las ventas registradas en el 2002 de ambos negocios fueron de 89.4 millones de dólares, lo que representaba 4.5 por ciento de las ventas consolidadas del grupo”, refirió Desc en un comunicado.

Hoy perduran en el mercado mexicano las marcas Resistol 850 y Resistol 5000. Además, luego de un año de su integración al portafolio de Henkel, se sumaron marcas como Resistol No Más Clavos, Resistol 911 y Resistol 100 por ciento.

“Ahora hay un portafolio más robustos para estas sub-marcas, las cuales han crecido gracias a las plataformas tecnológicas que tenemos con Henkel a nivel global y que nos permite mantener un ritmo de innovación”, destacó el directivo.

Las presentaciones de Resistol van desde lápices, líquidos, pegamentos de contacto, de montaje, instantáneos, escolares, y hasta plastilinas.

Los principales canales de venta de estos productos son los tradicionales, tales como ferreterías, casas de pinturas, madererías y papelerías, así como canales modernos entre los que destacan centros comerciales, autoservicios y tiendas especializadas de artículos para oficina.

“Resistol 850 sigue siendo nuestra marca insignia, junto con Resistol 5000, las cuales siguen teniendo una posición dominante en el mercado y muy pegada a los consumidores”, aseguró Vicente Madrid.

Actualmente, la marca se comercializa de manera exclusiva en México. Debido a que es un producto que se fabrica en el mercado nacional, los movimientos que pueda tener el tipo de cambio no son relevantes.

Para el director de negocios de adhesivos de consumo y construcción de Henkel en México, la marca aún tiene oportunidad de seguir creciendo, por lo que seguirán buscando una mayor presencia en puntos de venta, así como aprovechar las plataformas tecnológicas globales, pero sin olvidar mantener un acercamiento con los consumidores.

El mercado de los adhesivos en México y en el mundo atraviesa por un momento complicado, toda vez, las personas usan menos pegamento. 

De acuerdo con los últimos datos del Sistema de Información de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, la producción de adhesivos en el país registró un marginal avance de 100 a 101 mil toneladas entre 2014 y 2015.