Merkel y Tsipras alientan “apetito por la cooperación”

Los mandatarios dijeron que la reunión no era el lugar para negociaciones detalladas sobre el programa de rescate financiero griego de la zona euro.
Ambos mandatarios se reunieron en Berlín.
Ambos mandatarios se reunieron en Berlín. (Guido Bergmann/Reuters)

Berlín

Ayer la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, se comprometieron a trabajar juntos para intentar resolver la crisis financiera griega, después de lograr una nota de conciliación durante una cumbre de alto perfil en Berlín.

Pero los mandatarios dijeron que la reunión no era el lugar para negociaciones detalladas sobre el programa de rescate financiero griego de la zona euro.

Merkel insistió en que la responsabilidad de las negociaciones se mantiene en el grupo de la eurozona que trabaja con las instituciones que supervisan los planes de Grecia, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. Tsipras dijo que no fue a Alemania a "pedir dinero".

La reunión en Berlín se dio en medio de las discusiones entre el gobierno radical de Grecia y sus socios de la zona euro, y los temores de que Atenas pueda quedarse sin dinero en abril. Al reconocer las profundas preocupaciones económicas del primer ministro griego, Merkel dijo que hay "un apetito para la cooperación" a pesar de las diferencias entre los dos países. "Queremos que Grecia sea más fuerte económicamente, queremos que Grecia crezca, y sobre todo queremos que Grecia supere su alto nivel de desempleo".

En un aparente intento por calmar los temores griegos del dominio de Berlín, Merkel afirmó que todos los socios de la Unión Europea son iguales. "Aunque en Alemania viven más de 80 millones de personas y somos la mayor economía de la UE, esta Europa se construye bajo el principio de que cada país es igual de importante, sin considerar cuántos residentes tiene", dijo. Tsipras instó a los europeos a rechazar los estereotipos; negó que los griegos sean flojos y dijo que aceptó la invitación de la canciller porque es "mejor hablar entre nosotros que (hablar) uno del otro".

Los dos líderes separaron la crisis financiera de la creciente controversia sobre las demandas griegas para las indemnizaciones por los crímenes nazis de la Segunda Guerra Mundial y un préstamo forzoso de 1943 que se tomó del banco central griego.

Tsipras dijo que en primer lugar el tema para Atenas no es financiero, sino "ético y moral", y rechazó los comentarios, que pasaron en los medios, de que su gobierno puede embargar propiedades alemanas en Grecia con el fin de buscar las indemnizaciones. "Pueden olvidarse de eso", dijo.

Merkel reiteró la posición alemana de que las cuestiones de indemnizaciones se "cerraron política y legalmente". Pero Alemania es consciente de su responsabilidad por los crímenes nazis. Para muchos alemanes, el reconocimiento de la injusticia y sufrimiento que se infligió a Grecia no estaba tan "presente como debería estarlo". Alemania toma "muy seriamente" la tarea de asegurar que esa conciencia no se olvide.

Pero se negó a detallar las propuestas que se discutieron en Berlín para impulsar un fondo alemán especial para los proyectos sociales griegos, que se estableció el año pasado, o el aumento de las inversiones en Grecia a través de KfW, el banco de desarrollo alemán propiedad del Estado.