• Regístrate
Estás leyendo: Remesas de EU se frenan hacia México
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 21:08 Hoy

Remesas de EU se frenan hacia México

Los avances tecnológicos modificaron las formas de envío, como las transferencias de efectivo y bancarias, el uso de tarjetas de débito, crédito y prepago e in

Publicidad
Publicidad

Lilia Ovalle

Andrea Martínez trabajó durante tres años de manera ilegal en un restaurante y limpiando domicilios en los Estados Unidos, pudiendo enviar remesas durante ese lapso por un monto aproximado a los 300 mil pesos mexicanos, con los cuales logró comprar un patrimonio para su pequeño hijo.

Con documentos que la acreditaban como turista en los Estados Unidos, pronto consiguió "una mica", es decir, un seguro falso que la acreditaba como trabajadora, pudiendo utilizar un número de seguro social para poder realizar los envíos a su familia.[OBJECT]

La situación de Andrea se replica por miles de habitantes mexicanos y centroamericanos que por necesidad emigran y al ofrecer su fuerza de trabajo permiten un flujo de capital de miles de millones de dólares hacia sus países de origen, conocido como remesas, que son fondos que los emigrantes envían, casi por regla general a sus familiares.

El envío de dinero ha ocurrido desde el siglo XIX con el incremento de las corrientes migratorias, pero a fines del siglo XX alcanzó un desarrollo elevado gracias a la mejora en los sistemas de comunicación global y al desarrollo de la banca internacional.

"Es lo que llaman una 'mica de trabajo'. Con ella llegas a un supermercado, farmacia o a las misceláneas de los árabes, donde tienen el servicio de depósitos de transferencia".

"Estos negocios tienen el servicio de Western Union o México Express y desde ahí envías tus dólares en el equivalente en pesos mexicanos".

"Entonces si depositaba 100 dólares, ahí me cobraban 10 dólares, pero a tu familia se le entrega íntegro en México lo que les envías, que lo cobran mediante una clabe interbancaria y la presentación de la credencial para votar", explicó.

De acuerdo a datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) en Estados Unidos viven aproximadamente 52 millones de hispanos, de los cuales el 63% son de origen mexicano, lo que en buena medida puede contribuir a que el país sea el primer receptor de remesas de Latinoamérica y el tercero a escala mundial, después de India y China.

Y aunque en el pasado los migrantes enviaban dinero a través de conocidos, amigos o familiares que se dirigían a sus comunidades, el destino era incierto e incluso en muchos casos los recursos se desviaban, situación que se modificó tras la utilización de las órdenes de pago internacional conocidas como "money orders".

Los avances tecnológicos modificaron las formas de envío que hoy en su mayoría se realizan mediante vías electrónicas como las transferencias de efectivo y bancarias, el uso de tarjetas de débito, crédito y prepago e incluso a través de telefonía celular.

No obstante la regulaciones hacendarias y disposiciones del gobierno de los Estados Unidos en la actualidad han puesto freno a los envíos o remesas, dañando no sólo a los trabajadores con estancia legal o ilegal, sino a las actividades legítimas como el negocio de compensación de dólares sin que se afectaran las operaciones ilegales como el lavado de dinero.

A conocer a los clientes en la banca

Fernando Royo Díaz Rivera, especialista económico y gerente de CIBanco, explicó que el gobierno de los Estados Unidos enfocado en el control del lavado de dinero fortaleció los controles de operaciones bancarias, a grado tal que dejó a muchas personas físicas y morales fuera del mercado.

"Se ha visto incluso como bancos han dejado de operar con divisas en algunos casos y hubo el ejemplo de un banco inglés que fue muy sonado".

"Tuvo problemas a nivel mundial porque fue acusado (de lavado de dinero) e incluso se le aplicó una multa de mil 900 millones de dólares en Estados Unidos".

"Es un tema complicado y obviamente la gente que lava dinero se ha sofisticado y utilizan todo tipo de esquemas modernos y en muchos casos incluso van adelante", apuntó.

En el caso del banco que representa, dijo que la capacitación del personal para detectar operaciones ilícitas ha permitido la certificación ISO 9000 en cuanto a la identificación de lavado de dinero, situación a la cual se han comprometido a encontrar y denunciar ejecutivos de cuenta, cajeros y directores o gerentes en la banca mexicana.

Considerado un tema sensible, mientras que la banca se sujeta a normas inamovibles, en la calle se vislumbran situaciones incomprensibles toda vez que mientras en una entidad bancaria se establece el precio del dólar a 15.50 pesos, en un centro cambiario se puede encontrar a 15 pesos o un menor valor.

Royo Díaz Rivera cuestionó cómo es posible que si el nivel interbancario está a un precio en negocios informales se pueda adquirir a un precio menor.

"Esa fuente de dinero en efectivo, de billetes es inexplicable, entre comillas. Hay qué tener mucho cuidado y hay una regla muy importante que se llama Conoce a tu cliente. En los Estados Unidos es KYC (Know Your Customer) y la verdad debes tener mucho cuidado", apuntó.

En cuanto a los controles que debe aplicar la banca mexicana, Fernando Royo refirió que los ejecutivos literalmente se convierten en fiscalizadores o inspectores de sus clientes con el objetivo de saber quiénes son, cómo trabaja, qué volúmenes de producción maneja y qué tipo de transacciones financiera requiere dentro de un marco de legalidad.

"Antes ocurría que ponían que era una ama de casa y te llegaba con 500 mil dólares, pues no, no es el caso, explícame de dónde viene ese dinero, cuál fue su origen".

"Y te pueden decir 'vendí mi casa' y bueno, ya estarás en derecho de pedir que te muestren las escrituras para ver si empatan las cantidades".[OBJECT]

El especialista financiero comentó que la especificidad es obligatoria toda vez que de ello depende la seguridad de los funcionarios bancarios, ya que las disposiciones contemplan incluso sanciones que ameritan cárcel, tanto en México como en los Estados Unidos, de detectarse transferencias dolosas.

Fernando Royo acotó que las disposiciones del gobierno de los Estados Unidos, si bien no afectan la economía mexicana, sí generan morosidad en las transacciones porque de tener cualquier duda sobre una en particular, se detiene la transferencia y el banco corresponsal pedirá información que se debe enviar.

"Este tipo de filtros sí se han incrementado de una manera importante pero la banca mexicana está de acuerdo. Somos los principales interesados de que los filtros se establezcan y vamos, lo que nos encanta es irnos a dormir tranquilos todos los días", concluyó.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.