El regreso de Irán, un reto más al mercado petrolero

La aportación adicional de 500 mil barriles al día presionará aún más los alicaídos precios.
El buque iraní de suministros "Delvar".
El buque iraní de suministros "Delvar". (Reuters)

Londres

El mercado petrolero mundial se prepara para un aumento en la producción iraní, después de que le fueron levantadas las sanciones relacionadas con su programa nuclear.

El regreso total de Irán al mercado, que afirma puede aumentar rápidamente la producción y las exportaciones en 500 mil barriles al día, amenaza con aumentar volumen al exceso de crudo que llevó a que los precios cayeran a su mínimo en 12 años, de menos de 30 dólares por barril. Esto se presenta cuando las relaciones entre Irán y Arabia Saudita, el mayor productor de la OPEP y su líder de facto, se amargaron.

Los inspectores de las Naciones Unidas dijeron el sábado que Irán desmanteló elementos significativos de su programa nuclear, lo que abre el camino para que el país aumente las exportaciones de su crudo a los mercados globales después de casi cuatro años de estar bajo sanciones económicas y financieras.

Hassan Rouhani, presidente de Irán, dijo: “Empezamos a vender más petróleo a partir de hoy”, pero un alto funcionario petrolero confió a Financial Times que todavía no hay un incremento en las ventas.

“Cuando decimos que vendemos más crudo significa que ya tenemos la capacidad para aumentar las exportaciones en 500 mil barriles diarios casi de inmediato”, añadió. “Ahora tenemos clientes que compran cerca de 300 mil barriles más por día y lo haremos tan pronto como se eliminen las restricciones financieras, lo que puede tomar una semana más”.

Sin embargo, si bien Irán ahora puede exportar petróleo a todo el mundo —y no solo a un puñado de países, como lo hizo durante las sanciones— hay otras restricciones que se mantienen vigentes y que pueden frenar el regreso de las empresas de energía.

Los funcionarios iraníes dijeron que esperan aumentar la producción en un millón de barriles al día dentro de seis a siete meses, y regresar a una producción de 3 millones 400 mil barriles diarios en 12 meses, aunque los analistas internacionales de energía consideran que esas cifras son ambiciosas. Las exportaciones de crudo de Irán cayeron a cerca de un millón de barriles diarios, en comparación con su punto más alto antes de que se impusieran las sanciones de más de 3 millones de barriles al día en 2011. Irán era el segundo mayor productor de crudo de la OPEP antes de las sanciones.

Si bien los funcionarios suavizaron su retórica en medio de la preocupación de que los barriles de Irán aumentarán implacablemente el exceso de oferta, Richard Nephew, ex funcionario de la Casa Blanca que trabajó en los temas de las sanciones, dijo: “El día de la implementación significa que ahora Irán tiene la libertad de vender tanto petróleo como quiera, a quien quiera, al precio que pueda conseguir”.

Aunque Teherán señaló que va a poder vender inmediatamente más petróleo, las personas que participan en el sector petrolero son más realistas.

“Al igual que un motor que se enciende después de un largo periodo sin trabajar, no funciona inmediatamente como solía hacerlo”, dijo un ejecutivo iraní de embarques. “Desde nuestros sistemas bancarios y de pagos, hasta las operaciones de mercadotecnia, esto tomará un tiempo”.

Aunque algunos observadores del mercado dicen que la perspectiva del regreso de Irán a los mercados internacionales ya se refleja en la caída de los precios del crudo, otros creen que todavía puede aumentar más la presión a la baja.

“Dada la situación del mercado, que está bien abastecido, es probable que Irán ofrezca condiciones favorables, como mayores plazos de pago y descuentos, para conseguir compradores. Esto es muy cierto, especialmente en los crudos pesados, dado que el mercado de éstos ahora está saturado”, dicen los analistas de Energy Aspects.

Las corredurías marítimas dicen que hay cerca de 24 de los buques petroleros más grandes, con una capacidad hasta de 50 millones de barriles de petróleo que esperan frente a la costa de Irán. “Lo que hay que observar en el corto plazo es qué tan rápidamente puede descargar Irán el petróleo —principalmente el condensado (un tipo de crudo ultraligero)— en el almacén”, dijo Robin Mills, director de la consultora Manaar Energy.

Teherán dijo que está dispuesto a vender más petróleo a sus clientes tradicionales, desde los compradores asiáticos hasta los que están en la India con los que mantuvo su comercio durante las sanciones, hasta antiguos clientes en Europa.

“El impacto inmediato de las ventas para Europa será para Rusia y Arabia Saudita”, dijo Fereidun Fesharaki, presidente de la consultora Facts Global Energy.

Aunque Irán puede hacer algunas pequeñas concesiones en el precio para las nuevas ventas de petróleo, trata de limitar los descuentos. Las inversiones en refinerías extranjeras y otros acuerdos se pueden utilizar para hacer más atractivas las ventas, dicen los funcionarios.