• Regístrate
Estás leyendo: Nuevas reglas fiscales de EU afectan a sus ciudadanos expatriados
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 16:11 Hoy

Nuevas reglas fiscales de EU afectan a sus ciudadanos expatriados

La Ley de Recortes de Impuestos y Empleo aplica un gravamen “de repatriación estimada” de única ocasión de 15.5 por ciento sobre las utilidades que las empresas acumularon en el extranjero.

Publicidad
Publicidad

Los estadunidenses expatriados enfrentan cargos fiscales inesperados sobre sus intereses empresariales en el extranjero bajo las reglas de repatriación que diseñó el Congreso para persuadir a empresas como Google y Apple a regresar a Estados Unidos las utilidades acumuladas en países con menores tasas impositivas.

Expertos en impuestos en Washington, Tel Aviv y Londres dijeron al Financial Times que una gran cantidad de clientes se verán afectados por una cláusula de la reforma fiscal que el presidente Trump promulgó como ley en diciembre.

La Ley de Recortes de Impuestos y Empleo aplica un gravamen “de repatriación estimada” de única ocasión de 15.5 por ciento sobre las utilidades que las empresas acumularon en el extranjero, sin importar si las repatrian o no, como lo hizo Apple, que se comprometió a regresar 38 mil millones de dólares a EU.

Cualquier ciudadano estadunidense o poseedor de una green card que tenga más de 10 por ciento de una “corporación extranjera” o CFC —por su sigla en inglés— tendrá que pagar este impuesto en un plazo de ocho años, de acuerdo con un análisis de Charles Bruce, ex consejero fiscal del Comité de Finanzas del Senado y quien ahora es asesor legal en American Citizens Abroad, un grupo de defensa en Washington. Un CFC es una empresa en el extranjero en la que los accionistas estadunidenses controlan más de 50 por ciento de los derechos de voto.

“El problema es que como está redactada la ley trata a todos los ciudadanos estadunidenses o poseedores de una green card en el mundo (operando a través de una empresa extranjera) de la misma manera que a Google”, dijo Monte Silver, ex abogado fiscal de EU y abogado senior de Eitan Mehulal Sadot, en Israel. “Habrá un tipo de alboroto” a medida que los expatriados y sus asesores conozcan sobre su exposición, predijo, pero “el problema es que los expatriados no tienen influencia política”.

El Departamento de Estado estimó el año pasado que 9 millones de ciudadanos estadunidenses viven en el extranjero, pero los asesores dijeron que no hay cifras confiables sobre cuántos contribuyentes en el extranjero quedarán atrapados por las nuevas reglas de repatriación. “Conozco cientos solo en Israel”, dijo Silver.

Muchos estadunidenses que trabajan por cuenta propia en el exterior crearon empresas extranjeras para evitar el pago de la seguridad social de EU, dijo Silver. Un consultor en Washington agregó que muchos de ellos son personas ricas que nunca repatriaron ninguna de sus ganancias en el extranjero.

En su análisis, Bruce señaló que muchas personas que quedaron atrapadas por el impuesto de repatriación no tendrán el dinero a la mano para pagarlo. Sin embargo, a diferencia de las empresas estadunidenses, no podrán reclamar una deducción sobre cualquier dividendo que distribuyan sus compañías en el extranjero para cubrir el cargo.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.