Empresarios piden segunda ola de reformas para fortalecer el Estado

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial aseguró que el país tiene un déficit histórico de confianza en sus instituciones.
Gerardo Gutiérrez Candiani.
Gerardo Gutiérrez Candiani. (Octavio Hoyos)

Ciudad de México

Un objetivo prioritario para la segunda mitad del sexenio debe ser la construcción de una agenda para regenerar la confianza en las instituciones del Estado mexicano, misma que ha ido disminuyendo, afirmó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

En su mensaje semanal, el presidente del organismo, Gerardo Gutiérrez Candiani, indicó que es necesario el fortalecimiento de las instituciones del Estado de derecho y la gobernabilidad democrática, mediante una segunda ola de reformas.

“Arrastramos una cultura crónica de ilegalidad, corrupción e impunidad en muchas áreas. Asimismo, debilidad o ausencia institucional en algunas zonas, donde prospera la delincuencia y la inseguridad”,  subrayó.

Gutiérrez Candiani agregó que México tiene un déficit histórico de confianza en sus instituciones, que lejos de aligerarse con la transición democrática ha ido creciendo.

El dirigente empresarial señaló que nuestro sistema político aún sostiene déficits en eficiencia, representatividad, participación ciudadana, transparencia y rendición de cuentas.

 “No es un problema más; es el reto más profundo y transversal que hoy enfrentamos como nación, y que debe ser atendido como prioridad del más alto nivel”, puntualizó.

El presidente del CCE dijo que el déficit de confianza subsiste una percepción de la realidad y de expectativas del país que no pone en la balanza factores alentadores, como la consistencia de la estabilidad macroeconómica, la inflación en los niveles más bajos desde que se tiene registro, el crecimiento de la economía a pesar del entorno de debilidad internacional.

“No vamos a avanzar al ritmo suficiente, con la firmeza que se requiere, con la unión básica que debemos mantener como mexicanos, si no fortalecemos este principio elemental en los conceptos de nación, cohesión social, democracia y también economía de mercado“, indicó.

El dirigente empresarial señaló que la transformación estructural de México y su desarrollo requieren de instituciones modernas y eficientes, en todos los órdenes y poderes de gobierno: capacidad técnica y profesional, pero también, solvencia en términos de legitimidad y credibilidad.

 El dirigente del sector privado explicó que la corrupción podría implicar un 5 por ciento menos de inversión para los países con mayor incidencia.

Agregó que también es necesario erradicar el favoritismo en decisiones de funcionarios de los distintos órdenes y poderes de gobierno.