Las reformas no son un acto de magia: Videgaray

De acuerdo con el economista en jefe del Banco Mundial, el esfuerzo de dar un nuevo impulso a la economía y a la sociedad mexicana traerá el crecimiento de vuelta a 3.2% en 2016.
Agustín Carstens (Banco de México) y Luis VIdegaray (Hacienda).
Agustín Carstens (Banco de México) y Luis VIdegaray (Hacienda). (Mónica González)

México

La implementación de las reformas estructurales no es hacer magia con la economía, afirmó el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray.

En la inauguración de la Conferencia anual sobre productividad, crecimiento y estado de derecho que organizó por primera vez el Banco Mundial (BM) en el país, el titular de Hacienda dijo que la aplicación exhaustiva, completa y a tiempo de las reformas es la gran prioridad del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

“La implementación de las reformas estructurales no es hacer magia con la economía. Es un proceso que requiere disciplina, y tenacidad para lograr que los beneficios de una mayor productividad, flexibilidad y competencia se traduzcan en la mejoría de la economía”, manifestó.

Ante Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico) y directivos del BM, Videgaray dijo más allá de las reformas emprendidas “se debe iniciar un proceso que hemos llamado democratización de la productividad”.

Puntualizó que trabajar por el lado de los elementos estructurales no implica tener instrumentos de administración del ciclo económico o de estímulo del consumo y la inversión.

Lo anterior en un contexto donde la economía se ha visto frenada por los niveles bajos de productividad en México. Videgaray refirió que entre 1983 y 2014 el crecimiento promedio de la economía nacional fue apenas de 2.4 por ciento, el más bajo en comparación con Brasil, Chile y China.

El titular de Hacienda afirmó que la productividad total de los factores de 1990 a 2013 acumula una disminución de 7 por ciento.

Es decir, afirmó, que el capital, el trabajo y la tecnología son más productivos hoy que hace 20 años.

“A pesar de que crece la población y el capital, nos cuesta generar empleos bien remunerados; por lo tanto, más allá de los ciclos económicos, de la coyuntura internacional, México tiene que enfrentar el reto de la productividad”, expuso.

Al término de su exposición dijo en entrevista que los recursos por 3 mil 282 millones de pesos que se obtuvieron por la venta de dos paquetes de ingenios azucareros, se utilizarán este año.

“Son ingresos que están previstos para este año 2015 como parte de los ingresos no tributarios que serán aplicados conforme el Presupuesto de Egresos de la Federación”, informó.

No concluye la transformación

Por su parte, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, afirmó que no ha concluido el proceso de transformación que emprendió nuestro país con las reformas estructurales, porque estamos en la etapa más más laboriosa de la implementación.

Si bien se dieron pasos importantes en la dirección correcta, dijo que en la medida en que la sociedad pueda seguir el proceso de instrumentación adecuada y transparente, se generarán expectativas positivas que contribuirán a un círculo virtuoso que acelerará los beneficios de esos cambios.

Destacó que México hizo un valioso esfuerzo político entre los diferentes Poderes, todavía falta por hacer con la implementación de las reformas que tienen como objeto corregir defectos, abrir la inversión del sector energético, crear un mercado laboral flexible, establecer las bases para una mejor educación pública y fortalecer el papel del sector financiero.

“Estas reformas son pasos importantes en la dirección correcta, en la medida en que la sociedad pueda seguir su progreso a través de una implementación adecuada y transparente se generarán expectativas positivas, las cuales contribuirán a un ciclo virtuoso que acelerará los beneficios de las propias reformas”, estableció.

Reinventarse y crecer

El vicepresidente para América Latina del Banco Mundial, Jorge Familiar, consideró que ante un contexto de bajos precios del petróleo e incertidumbre financiera, la región necesita reinventarse como lo hizo hace 15 años cuando las condiciones eran otras, porque hoy tienen instituciones fuertes y sólidas, así como capacidad para resolver problemas impensables.

Por su parte, Kaushik Basu, vicepresidente y economista en jefe del BM, dijo que las reformas emprendidas por la actual administración van a impulsar el crecimiento de México, que podría ser de 3.2 por ciento en 2016.

El directivo reconoció a México como un país que en años recientes se ve bien por la combinación sensata de mantener la estabilidad macroeconómica, disciplina fiscal y una serie de reformas, como la encaminada a mejorar el sector petrolero.

“El crecimiento de México se va a incrementar, no tanto por el ambiente global, porque los precios del petróleo no están ayudando”, afirmó.