En seis meses, reforma fiscal arroja más informalidad

Pese a que mucho se habló de que la reforma ayudaría a combatir el desempleo en México, no ha existido un avance significativo en las cifras de desocupación.
En la Asamblea Legislativa del Distrito Federal se busca la reubicación del comercio informal, por lo cual la Diputación Permanente solicitó un informe a los 16 jefes delegacionales en la materia.
Los puesteros son una parte de la economía informal. (Cuartoscuro-Archivo)

Monterrey

A seis meses de haber entrado en vigor la reforma fiscal el impacto de ésta en la clase media ha sido en un freno en la creación de empleo y el crecimiento del trabajo informal, consideró María Fonseca Paredes, directora de la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey, campus Ciudad de México.

“Volvió a subir la tasa de desempleo, y esto está ligado a todas estas medidas que se han venido haciendo o que se han tenido que tomar por parte de las empresas debido a la reforma fiscal. No sólo no se está creando empleo; se están cerrando plazas y esto provoca que haya mayor informalidad en la economía”, señaló  Fonseca con respecto a las repercusiones que tiene la reforma fiscal en la vida cotidiana de los mexicanos.

Pese a que mucho se habló de que la reforma ayudaría a combatir el desempleo en México, no ha existido un avance significativo en las cifras de desocupación, que en mayo tuvo una tasa de 4.9 por ciento, prácticamente el mismo nivel observado durante el mismo mes del año anterior.

Por su parte, el porcentaje de personas desocupadas que cuentan con educación media y superior, y el del personal que cuenta con experiencia es bastante elevado; 41.3% y 91.1%, respectivamente, según datos otorgados por la misma investigadora del Tecnológico de Monterrey.

“Si bien es cierto que el propósito o la filosofía de la reforma en un primer momento fue la de combatir la informalidad, vemos que no ocurrió así. Estamos viendo cómo crece el grupo de la población económicamente activa que al tener menos oportunidades en el mercado laboral formal, se van a la informalidad o al autoempleo”, consideró Fonseca.

Esta reforma, a decir de Fonseca, también afecta a los ciudadanos en la manera en que el poder adquisitivo se ve mermado, se han topado las deducciones y los productos incrementan su precio, encareciéndolos. Considerando, explicó, que actualmente existe un mercado laboral más precario, desde el punto de vista de no dinamismo económico debido a las reformas.

“Las mismas reformas han impactado a los empresarios, quienes lo primero en que se “clavan” para salvar el negocio es en sus empleados. Es por eso que la clase media es la más vulnerable”.

Mencionó que es evidente que la presente administración tiene un reto cada vez mayor en cuanto a impulsar el crecimiento y que los beneficios de este permeen en toda la población.

Señaló que es de vital importancia elaborar políticas claras y alineadas que busquen forjar una verdadera estrategia de crecimiento en todos los sectores económicos del país, de tal forma que se generen empleos mejor remunerados, que a su vez sirvan de impulso al mercado interno para que toda la población alcance un nivel de bienestar superior.

“Esta reforma no ha permitido que se detone una actividad económica necesaria después de haber vivido un año, si bien de transición, pero también de mucha parálisis económica”, señaló Fonseca.