Compañías extranjeras, sin interés en reforma energética

El también vicepresidente de ANIQ afirma estar en contacto con petroleras como Shell, BP y Exxon, y ese es el sentir internacional.
Han hecho falta grandes inversiones para que la petroquímica secundaria sustituya importaciones.
Han hecho falta grandes inversiones para que la petroquímica secundaria sustituya importaciones. (José Luis Tapia)

Tampico

Si hay algo que no le interesa a las compañías petroleras extranjeras es la reforma energética de México, aseveró Luis Apperti Llovet.

Durante la presentación al pleno del Consejo de Instituciones Empresariales del Sur de Tamaulipas y las Huastecas del Segundo Symposium "Realidad Energética 2015: Escenarios Dinámicos" a celebrarse el 27 y 28 de octubre en el Parque Cultural Reynosa, su presidente comentó que hubo muy mala suerte porque nos tardamos 10 años, siendo que Estados Unidos empezó hace 25 para lograr que los precios del petróleo le favorecieran hoy en día, vía shale oil y shale gas.

El también vicepresidente de la Asociación Nacional de la Industria Química, quien participará como ponente en el evento que organiza Grupo Milenio, cuestionó cómo es posible que no haya inversiones para extraer crudo de las refinerías, o al menos se invierta en la reconfiguración de una de las seis existentes, mientras se importa el 60 por ciento de los combustibles.

"La reforma energética es todo un galimatías; son tantas aristas que es imposible pretender que una persona que no tiene negocios ni aspiraciones ni vocación energética entienda todo lo que genera la cadena de la energía "Les puedo decir desde el punto de vista de la IP, en términos del sector energético, en donde tiene que ver la actividad de la empresa donde trabajo, y como vicepresidente de la Asociación Nacional de la Industria Química, estoy en contacto con muchas voces de grandes tiburones energéticos".

Se refirió a Shell, British Petroleum, Exxon y cómo vieron la reforma energética, y aquí viene un poco la parte subversiva: más bien cómo no la vieron.

"Tristemente, lo tengo que decir, y seguramente será algo que comente en el Symposium, es que si hay algo que no les interesa a las grandes petroleras es la reforma energética mexicana. Así de simple y sencillo.

"Cuando se hace un análisis de qué pasó, nos nace siempre buscar un culpable. ¿Por qué se hizo la reforma energética y no estamos nadando en dinero, o con precios bajos de gasolinas? La verdad es que tuvimos muy mala suerte, desde el punto de vista que nos tardamos demasiado en hacer la reforma".

Resaltó los 10 años de atraso en un mundo que hoy, con la facilidad de las comunicaciones electrónicas y digitales tienen mucha información, y los mercados se mueven con base en esa información, y con base en los intereses de los grandes capitales.

"Estados Unidos empezó con un movimiento hace 25 años para lograr que los precios del petróleo fueran favorables a su mercado, que sigue siendo el mercado más grande del mundo. Y lo logran a través de un mecanismo que es el shale gas y el shale oil.

"Recuerdo que en la primera edición del Symposium Realidad Energética, nuestro buen amigo George Baker decía que no estábamos descubriendo el hilo negro, porque el shale gas tiene 100 años; es una tecnología conocida pero muy cara en ese momento, y conforme fue avanzando la tecnología lograron bajar los precios hasta que equilibró con los sistemas tradicionales de perforación, tanto de gas como de petróleo".

Añadió que, si bien la ciudadanía se quedó un poco pasmada, ya que se hizo la reforma y no está pasando nada, y estima que con estos precios del petróleo no pasará nada, aclaró que no es cierto.

"Se los pongo con un dato sencillo, y nadie habla de ello: desde hace 15 años tenemos un mercado de petroquímica que viene creciendo a dos dígitos anuales, y que hoy representa casi 6 mil millones de dólares de importación de productos petroquímicos para el mercado nacional.

Es decir, un mercado absolutamente maduro. "Díganme ustedes qué inversiones han escuchado derivadas de la reforma energética, enfocadas a transformar crudo, a sacarle provecho... Ninguna. Nadie ha tenido la audacia de hablar, por qué no, de una refinería nueva en México, o una asociación agresiva con Pemex para reconfigurar una de las seis refinerías que están en el país".