“Reforma deberá impulsar producción de hidrocarburos en el corto plazo”

El secretario de la Comisión de Energía, Javier Treviño Cantú, señaló que México tiene cuatro grandes retos de cara a la inclusión en la industria energética de América del Norte.
Javier Treviño Cantú
Javier Treviño Cantú (Raúl Palacios )

Monterrey

Javier Treviño Cantú, legislador federal del PRI, señaló que México tiene grandes retos para llevar a cabo su inclusión en la industria energética de América del Norte, y uno de éstos, dijo, es que la reforma energética se traduzca en el corto y mediano plazo en un aumento de la capacidad de los recursos energéticos, tanto convencionales como los no convencionales.

Lo anterior, a fin de evitar que a corto plazo “nos convirtamos en un país netamente deficitario en materia de energía”.

El legislador señaló que, dado que los proyectos relacionados con la exploración y extracción de hidrocarburos a grandes profundidades marinas, como las del Golfo de México, así como los yacimientos de gas “shale” y petróleo “lutitas” son a largo plazo, el país necesita enfocarse en elevar su propia plataforma de producción energética.

Otro punto que subrayó Treviño Cantú es la incertidumbre que hay en la capacidad de producción de gas natural en los Estados Unidos se mantenga en los elevados niveles que ha alcanzado en años recientes, y que con ello, los precios se sostengan igualmente bajos.

Ambos elementos, dijo, exigen avanzar con la mayor rapidez posible en la construcción de gasoductos transfronterizos.

También indicó que ante las perspectivas de un mayor desplazamiento del mercado estadunidense para las exportaciones de crudo pesado mexicano, sería necesario desarrollar esfuerzos mucho más agresivos para diversificar dichas exportaciones, especialmente hacia los mercados asiáticos.

“Si bien los volúmenes de petróleo crudo enviados a esa región del mundo han aumentado, al pasar de 35 millones de barriles en 2008 a 85 millones de barriles en 2012, como porcentaje del total exportado sigue siendo demasiado reducido como para compensar la caída en nuestro mercado históricamente primordial”.

El también secretario de la Comisión de Energía de la Cámara de diputados en un análisis elaborado sobre el impacto de la reforma energética en México como socio de la región de América del Norte, destacó que sin duda con el aumento del costo de la mano de obra en China, podría generar un resurgimiento de México como una de las principales plataformas manufactureras a nivel mundial.

Frente a esto, el diputado por Nuevo León mencionó por lo menos cuatro retos que tiene México de cara a su inclusión en el mercado energético de América del Norte.

Por ello, señaló que ante el riesgo que presupone para la seguridad energética del país la dependencia de un solo mercado para las importaciones de productos petrolíferos con carácter estratégico, sería necesario elevar la producción nacional y esto podría ser por la vía de abrir la participación privada a la refinación, distribución y comercialización de productos como las gasolinas y el diésel.