La Reforma Energética y la transformación de Pemex

A pesar del sombrío panorama internacional, la paraestatal se reinventa para lograr su plan más ambicioso: brindar confianza a los mexicanos.
José Antonio González Anaya en "El asalto a la razón" de MILENIO Tv con Carlos Marín.
José Antonio González Anaya, director general de Pemex. (Araceli López)

Hace poco más de un año, el presidente de la República al nombrarme director general de Petróleos Mexicanos, me dio dos instrucciones claras: sanear las finanzas de la empresa y acelerar la implementación de la Reforma Energética. En ese momento Pemex atravesaba una situación muy difícil, agravada por la caída internacional de los precios del petróleo. El esfuerzo a partir de entonces ha sido muy grande pero ya se ven los primeros frutos.

En el corto plazo, la prioridad fue estabilizar las finanzas de la empresa.

No se puede tener una empresa o una estrategia de negocios exitosas si las finanzas no están en orden. Implementando un ambicioso plan de ajuste fue posible reducir las pérdidas netas en 60% en 2016, respecto al año anterior. Para este 2017 esperamos obtener, por primera vez en cinco años, un superávit primario, que es el balance antes del pago de la deuda.

En los próximos dos o tres años lograremos un balance positivo en nuestras finanzas. Sin ser triunfalistas puede decirse que hoy Pemex tiene finanzas estables; mejorables, pero estables.

Hacia adelante, tenemos un Plan de Negocios -que ya está en marcha- y que tiene como eje rector la rentabilidad. Para lograrlo, este plan establece la promoción de alianzas estratégicas para fortalecer las capacidades de Pemex y compartir riesgos financieros, tecnológicos y de operación para lograr mejores resultados. Estas alianzas nos permitirán enfocarnos en las actividades más rentables para nosotros y que generen mayor valor para el país. Sin la Reforma Energética promovida por el presidente Peña Nieto y aprobada por el Congreso de la Unión en diciembre de 2013, esto no sería posible.

¿A qué me refiero con que el Plan de Negocios ya está en marcha? A que las primeras alianzas ya se concretaron. En exploración y producción firmamos, hace unas semanas, nuestros primeros contratos de asociación. Uno, con la empresa australiana BHP Billiton, para desarrollar el farm-out para el bloque Trion de aguas profundas de la zona del Cinturón Plegado Perdido del Golfo de México.

Se trata de un proyecto de 11,000 millones de dólares. De igual modo, formalizamos la asociación con la estadounidense Chevron y la japonesa Inpex para la exploración del Bloque 3 Norte, también de aguas profundas, que ganamos en la cuarta licitación de la Ronda 1 de la Secretaría de Energía y la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

Asimismo, en refinación establecimos una asociación con la empresa francesa Air Liquide, que suministrará hidrógeno a la refinería de Tula. Este nuevo esquema permitirá reducir costos; abatir el número de paros no programados; mejorar la confiabilidad operativa, e incrementar la producción de gasolinas y productos de mayor valor.

En los meses siguientes concretaremos otras alianzas en aguas someras y campos terrestres, de tal forma que tendremos alianzas en todos los tipos de yacimientos del país. De igual manera, concretaremos alianzas en otras refinerías para el suministro de hidrógeno y para la provisión de otros servicios auxiliares.

La Reforma Energética ha cambiado la manera de operar y hacer negocios de Petróleos Mexicanos. Las oportunidades de inversión se amplían y hacen viables proyectos que, sin la Reforma, no podrían ser una realidad, ante el contexto actual que vive la industria petrolera en el mundo. Es posible, y lo estamos haciendo, asociarse con empresas que son líderes mundiales del sector para enriquecer nuestra cartera de proyectos.

Además de la operación en las líneas de negocio, el rostro de Petróleos Mexicanos se transforma para ser más transparente. Por ello, estamos alineando nuestra labor con las mejores prácticas internacionales en materia de procesos operativos, control de gestión, auditoría y transparencia.

Falta mucho por hacer, pero estamos trabajando. Con la Reforma Energética, Pemex se fortalece. El futuro de Pemex es promisorio y estoy cierto de que seguirá siendo la empresa emblemática de México, de la que todos podremos estar orgullosos.