Generación y libre venta de electricidad a privados

Ya dieron 'luz verde' a 15 leyes secundarias, entre éstas la que permitirá a la IP ofrecer el servicio a compradores mayoristas a partir de 2015.
Parques eólicos dotarán de energía renovable a Femsa, Deacero, Tec y Cemex.
Parques eólicos dotarán de energía renovable a Femsa, Deacero, Tec y Cemex. (Especial)

México

Cemex y Walmart figuran entre las empresas que podrán entrar a la venta mayorista de energía eléctrica, debido a que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) dejará de ser la única que la comercialice.

Las Comisiones Unidas de Energía y Estudios Legislativos del Senado ya dieron luz verde a 15 leyes secundarias, entre éstas la que dispone que empresas privadas podrán vender electricidad al público mayorista a partir del próximo año.

La Ley de la Industria Eléctrica establece el permiso para la generación de luz a las centrales con capacidad mayor o igual a 0.5 megavatios (mv).

Además de estas dos empresas que tienen el permiso de generar su propia electricidad para su abastecimiento, están Alfa, Grupo Salinas, Bimbo, Telmex, Condumex, Industrias Peñoles, Minera Autlán y Sabritas.

Los medianos y grandes consumidores de energía representan para la CFE poco más de la mitad de su mercado.

La consultora PricewaterhouseCooper señala que al dejar de tener la exclusividad de vender energía eléctrica la CFE, se incentivará la competencia para capturar clientes finales.

Lo anterior quiere decir que una empresa que busque satisfacer sus necesidades de consumo podrá comparar las tarifas ofrecidas por la CFE frente a la de otros generadores privados.

También entrarán grandes productores independientes internacionales, como la española Iberdrola y la italiana Enel.

"Se fortalecerá la competitividad en la actividad de generación, acelerará la expansión de las redes de transmisión, mejorará la calidad de suministro en la distribución y ofrecerá al consumidor final una mayor gama de oportunidades para satisfacer su consumo, a precios más competitivos".

Por ejemplo, Cemex anunció este año el proyecto Ventika, con una inversión de 650 millones de dólares, que comprende la construcción de dos parques eólicos de 126 mv cada uno, para una capacidad nominal total de 252 mv.

Se ubicarán en General Bravo, Nuevo León, y se prevé que comience su construcción al término del segundo trimestre del año, con miras a que inicie operaciones en ese mismo periodo, pero de 2016.

Esos parques eólicos abastecerán energía renovable a instalaciones de Femsa, Deacero, Tecnológico de Monterrey y Cemex.

Lo anterior, bajo el esquema de autoabastecimiento aprobado por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), con la opción de que en el mediano plazo se suministre energía a consumidores adicionales.

En el caso de Bimbo, en 2012 puso en marcha el parque eólico Piedra Larga, en Oaxaca, el cual abastece de energía limpia a todas las plantas de Bimbo, Barcel y El Globo.

También hay otras empresas que muestran interés, como la constructora Marnhos, la cual ya realiza estudios para construir dos parques eólicos, uno en Campeche y otro en Yucatán.

El planteamiento del gobierno es que con este escenario en la generación eléctrica, la creación y operación de nuevas plantas en manos de particulares complementará la capacidad pública, a fin de atender la creciente demanda, en particular en las regiones que aún no tienen cobertura.

Las principales modalidades de generación son centrales propias de la CFE, productores independientes, pequeña producción —que entrega su energía a la CFE—, autoabastecimiento, cogeneración y exportación.

Por último, en el dictamen de ley se indica que la CRE, como órgano regulador coordinado del Estado, se encargará de autorizar los precios máximos y demás condiciones para los suministradores, pues los términos de compra venta se basarán en los precios del mercado eléctrico mayorista.

Asimismo, en un plazo de 120 días naturales tras la entrada en vigor de la Ley Reglamentaria de la Industria Eléctrica, el Ejecutivo deberá crear el centro nacional de control de energía, encargado de la operación del sistema eléctrico nacional, de operar el mercado mayorista y del acceso abierto a las redes de transmisión y distribución.

Implicaciones positivas

-Una mayor participación de inversión privada en la generación eléctrica, ya sea por la potencial apertura del mercado o a través de contratos bilaterales con consumidores.

-Flexibilidad en los contratos bilaterales de compraventa de energía, frente a las actuales barreras del modelo de autoabastecimiento, en particular de adición y sustitución de nuevos socios consumidores en proyectos en operación.

-Un desarrollo sostenido de las energías limpias a través de cuotas mínimas o certificados verdes a las empresas generadoras, que contribuiría al cumplimiento de la meta de generar 35 por ciento de energía eléctrica a través de fuentes no fósiles.