Así trabajará Pemex con el sindicato fuera

Al ser excluido del Consejo de Administración, el sindicato pierde derecho a votar los proyectos estratégicos. Con la reforma, Pemex necesitará el aval de Energía y la CNH.
Instalaciones de Pemex. Archivo.
Proyectos de Pemex dependerán de Sener y de la CNH. (Especial )

Ciudad de México

El Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos se reduciría de 15 a 10 integrantes, de ser aprobada la reforma energética que se discute en la Cámara de Diputados y que le quita al sindicato petrolero participación en el Consejo.

Hasta antes de esta aprobación,  el sindicato ocupaba cinco lugares dentro del Consejo y tenía poder de voto, esto es, tenía injerencia  para avalar o echar atrás los proyectos considerados importantes por la paraestatal que necesitaban el visto bueno del Consejo a fin de ejecutarlos.

Con los miembros del sindicato fuera, el  Consejo de Administración  de Pemex, queda integrado por cuatro consejeros profesionales, y por las Secretarías de Energía, Hacienda y Economía.

El titular de la Secretaría de Energía (Sener) preside el  Consejo de Administración. Lo  acompañan los subsecretarios de Hidrocarburos y de Planeación y Transición Energética; además del subsecretario de ingresos de la Secretaría de Hacienda.  De este modo, el Conseja queda integrado sólo por representantes del Estado.

De aprobarse la reforma energética, Petróleos Mexicanos tendrá la responsabilidad de evaluar al interior del Consejo sus proyectos estratégicos (alineados al plan de negocios)  para presentarlos ante la Secretaría de Energía debido a que será la dependencia quien decida si el proyecto se ejecuta o no, explicó Miguel Toro, investigador del  sector energético por el Centro de Investigación para el Desarrollo (Cidac).

Para operar futuros proyectos de exploración y explotación, por ejemplo, Pemex deberá presentar a la Sener la propuesta.

Ésta debe describir los riesgos, las características del área geológica donde se localiza, especificar si la explotación la realizará en alianza con otras empresas; el volumen de producción esperada, la tasa de declinación del yacimiento,  además del esquema de inversión o de contrato bajo el cual se ejecutará el proyecto.

Comisión Nacional de Hidrocarburos en acción

Después de que Pemex, a través del Consejo de Administración presente el proyecto en cuestión a la Secretaría de Energía; la dependencia se apoyará de la Comisión Nacional de Hidrocarburos para evaluar la viabilidad técnica y económica del proyecto, y con ello decidir la asignación de bloques (yacimientos).

Con la aprobación de la reforma energética, esta comisión adquiere el rango de  constitucional. Se encargará de regular la exploración y extracción de hidrocarburos.

Por lo tanto, la CNH tendrá la responsabilidad de evaluar si conviene o no otorgar la concesión del yacimiento a Pemex o terceros, explicó Toro.

La ronda cero

La Comisión deberá tener presente que Pemex tiene derecho a la ronda cero. Esto significa que la petrolera tiene preferencia, con relación a las otras empresas interesadas, para explorar los yacimientos de su interés y el esquema de inversión para trabajarlos, explicó el académico.   

Pemex deberá demostrar que tiene la capacidad técnica, financiera y de ejecución para explorar y extraer los hidrocarburos de forma eficiente y competitiva.