Innecesario negociar el petróleo en el TLCAN

Con la reforma energética que permite la participación de la iniciativa privada en todas las cadenas de valor del sector energético, no hace falta un apartado para el sector petrolero.
Hidrocarburos.
Con la reforma energética no hace falta un apartado especial en el TLCAN para hidrocarburos. (Especial )

Ciudad de México

La reforma energética que permite la participación de la iniciativa  privada en la exploración, explotación y producción de petróleo; así como en el resto de la cadena productiva, hace innecesario que en el Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, se agregue un capítulo en materia de hidrocarburos.

El director de la licenciatura de Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey, Raymundo Tenorio detalló que hace veinte años cuando se firmó el TLCAN, la participación de la iniciativa privada en sectores estratégicos estaba prohibida; ahora con la reforma, las empresas pueden invertir o asociarse en cualquier actividad de la industria del sector energético.

Con la reforma energética las empresas podrán invertir en los el área de gas, petróleo, petroquímica, producción, transportación y distribución d petrolíferos y en su caso en la comercialización de estos productos.   

Sólo falta conocer las leyes secundarias de la reforma para tener los detalles de la nueva operación del sector energético en materia de inversiones dentro de

Al estar abierto el sector eléctrico y el petrolero al capital privado, no hace falta negociar nada, las empresas del sector sólo tendrán que seguir y cumplir las obligaciones fiscales, como lo hace cualquier empresa, aseveró.

Homologar impuesto de importación

En opinión del catedrático, uno de los temas que podrían incluirse en el acuerdo comercial que existe entre las tres naciones, es el de homologar los impuestos de importación.

En un escenario hipotético, si los tres países importan petroquímicos de Brasil y cada uno paga un impuesto de importación diferente;  México cinco por ciento, Canadá siete pro ciento y Estados Unidos cuatro por ciento; entre los tres tendrían que unificar el pago del mismo arancel de importación, para estar en igualdad de condiciones.

Esta podría ser una de las nuevas acciones en el marco del tratado de libre comercio.

Tenorio comentó que en 20 años de tratado de libre comercio, las menos favorecidas han sido las micro y pequeñas empresas porque no han tenido capacidad tecnológica y operativa para cumplir con los estándares  acordados en este acuerdo comercial.