La reforma financiera busca el pago de las grandes deudas: ABM

Javier Arrigunaga aseguró que la banca no cambiará la forma en que otorga el crédito.

México

Mediante la creación de figuras jurídicas como “radicación de personas” y “retención de bienes”, la reforma financiera busca que los usuarios de servicios financieros con grandes deudas no dejen de pagar sus créditos.

Javier Arrigunaga, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), aseguró en su momento que, pese a estas figuras, la banca no cambiará la forma en que otorga el crédito en tarjetas, de nómina o personales, dado que las modificaciones tienen que ver más con empresas o deudores de montos importantes, no con créditos al consumo.

La ley aprobada por el Congre-
so de la Unión concede más facilidades a las instituciones financieras, sobre todo a los bancos, para que ejecuten de forma más expedita y fácilmente las garantías que tienen en su poder. 

Asimismo, indicó que este
tipo de conceptos existen en el Código de Comercio desde épocas del porfiriato, y que en todo este tiempo, la banca jamás los ha utilizado, por lo que el cliente no tiene por qué temer a la reforma financiera.  

“Preocupación del público pienso que no debería de haber, salvo
del que pida un crédito pensando que no va a pagarlo, y además, sobre créditos ya otorgados no habría un cambio al respecto”, aseguró el líder de los banqueros del país.

Por su parte, Jorge Sánchez Tello, economista e investigador de la Fundación de Estudios Financieros del ITAM, indicó que el mensaje de la reforma es “claro y adecuado”, porque fortalecer el estado de derecho permitirá la recuperación de los créditos a través de una verdadera expansión de los préstamos.

“Lo que se espera con este fortalecimiento, es que la prima de riesgo en lo que respecta al otorgamiento de crédito bajará y, con ello, el costo del financiamiento será más accesible tanto para las personas, como para las empresas”, dijo.

Las adecuaciones al Código de Comercio, señalan que el propósito es crear condiciones más favorables para el acceso a los financiamientos y la ejecución de las garantías, mediante el otorgamiento de mayor certeza jurídica. 

Por su parte, Luis Robles Miaja, presidente ejecutivo de la ABM, consideró que lo que se está logrando es mejorar el marco jurídico para dar mayor seguridad al acreedor y al deudor en la relación que se tiene respecto a la operación de crédito.

No obstante, advirtió que, aunque la recuperabilidad de garantías es un elemento para el cálculo del costo del crédito, “los resultados no se verán por arte de magia de un día a otro”, sino que habrá que esperar al mediano plazo.