La reforma financiera frena nuevos créditos

En México los préstamos bancarios con referencia al PIB son de solo 28%; en otras economías similares la media está arriba de 50%.

México

A casi un año de que entró en vigor la reforma financiera, sus efectos en el otorgamiento de más crédito, como lo traza su objetivo, han sido nulos, pues este año el préstamo bancario apenas registra un crecimiento nominal de 7.6 por ciento, cifra inferior al 11.4 por ciento de 2013.

Según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la cartera total de la banca comercial al cierre de octubre pasado ascendió a 3 billones 189 mil millones de pesos, 226 mil millones más respecto a los 2 billones 963 mil millones de igual mes de 2013; sin embargo, ese año, sin el impulso de reforma alguna, el aumento fue de 303 mil millones de pesos.

Al respecto, Javier Foncerrada, vicepresidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), precisó que 2014 ha sido un año de cambios importantes para el sistema financiero; no obstante, apuntó que aunque las tasas de interés han disminuido, el objetivo no se ha cumplido en su totalidad, dado que el crédito no aumentó de forma significativa.

Para Guillermo Zamarripa, director general de la Fundación de Estudios Financieros, el ritmo de evolución del sistema financiero del país continuará al alza como consecuencia de resultados positivos de la reforma; sin embargo, el efecto sobre el bienestar económico será menor al esperado por las partes involucradas, gobierno e instituciones.

“Hoy, a casi un año de su publicación, la reforma financiera está incompleta. La instrumentación de corto plazo presenta un problema por la dualidad de los objetivos de política pública plasmados en la reforma: la visión expansionista y la visión prudencial”, apuntó.

De acuerdo con datos de la CNBV, al terminar octubre la cartera comercial de la banca múltiple, es decir, los préstamos productivos, se colocó en un billón 940 mil millones de pesos, un alza de 7.5 por ciento desde el billón 805 mil millones de pesos de un año antes, no obstante, el crecimiento anterior fue de 10.6 por ciento.

Dentro de ese rubro, el financiamiento a las empresas creció 7.5 por ciento, al avanzar de un billón 388 mil millones de pesos a un billón 308 mil millones de pesos. Un año atrás el alza fue de 10.3 por ciento.

Respecto al crédito a las familias, que se registra como de consumo, la derrama pasó de 667 mil millones de pesos a 696 mil millones, un incremento de apenas 4.3 por ciento, menos de una tercera parte del 14.4 por ciento nominal —sin descontar la inflación— que registró en 2013.

Por segmentos, el monto de las tarjetas de crédito reportó un marginal crecimiento de 0.3 por ciento, cuando 12 meses antes fue de 12.3 por ciento; los créditos personales subieron 6.4 por ciento, contra 20.5 por ciento de un año antes, y los créditos de nómina aumentaron 15.4 por ciento, poco menos del 17.1 por ciento de un año atrás.

En México la penetración del crédito como porcentaje del producto interno bruto es de solo 28 por ciento, cuando en otros países con economías similares la media está por arriba de 50 por ciento, por ello, con la reforma financiera se busca llegar a un índice de 40 por ciento en ocho años, nivel alcanzable según la ABM.

Mejor 2015

Vicente Rodero, director general de BBVA Bancomer, afirmó que con base en una recuperación económica, el siguiente año será mejor para el crédito bancario, de forma que alcanzará un crecimiento de 12 por ciento, lo que equivale a una inyección al país de aproximadamente 380 mil millones de pesos en forma de financiamiento.

No obstante, para que se convierta en realidad, todo dependerá del comportamiento de la economía, la cual deberá crecer por encima de 3 por ciento y así, además de consolidar el crecimiento, propiciará más solidez a las familias, lo cual se reflejará en menos morosidad y tasas de interés más baratas en el mercado.

Guillermo Zamarripa indicó que la financiera no es una reforma a la arquitectura del sistema, porque no induce cambios profundos, por ello no puede ser catalogada como estructural; sin embargo, tiene la capacidad de fomentar la competencia en el sistema financiero, aunque no se ha reflejado, porque a casi un año sigue inconclusa.

Marco Oviedo, economista en jefe del banco inglés Barclays, señaló que 2015 será clave para la terminar de implementar la reforma financiera, lo que provocará que el crédito que otorgan las instituciones financieras tenga un fuerte crecimiento, lo que no ha ocurrido este año. 

No obstante, advirtió el especialista, este conjunto de leyes necesita ser complementado con una mejora sustancial en el índice de formalidad del país, dado que se trata de algo fundamental para que las personas puedan acceder a las herramientas financieras tales como el crédito.

Una vez que estén dentro del sistema, continuó Oviedo, su capacidad de compra se incrementará, lo cual tendrá un efecto positivo directo en el consumo, lo que servirá para terminar de reactivar la economía interna de la nación.

El paquete financiero que entró en vigor a inicios de año implica cambios a aproximadamente 200 leyes, a mediados de año, el avance de la implementación era de apenas 26 por ciento; sin embargo, el objetivo trazado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores es terminar 2014 con un avance de entre 80 y 90 por ciento.

Estancados

De acuerdo con Oliver Ambía, director de la licenciatura en Administración Financiera del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe, el estancamiento del crédito está directamente relacionado con el bajo crecimiento económico del país y con la reforma fiscal, la cual ha mermado el poder adquisitivo de las personas. 

Para Alberto Gómez Alcalá, presidente Ejecutivo de la Asociación de Bancos de México, aceptó que las adecuaciones fiscales han afectado al consumo; sin embargo, aseguró que no es algo que se contraponga al objetivo de las demás reformas como la financiera, sino que a la larga se complementarán.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]