“Con reforma financiera, crecimiento sostenido”

La inyección de crédito en mejores condiciones generará un mayor dinamismo económico y más actividad productiva, dice.
No habrá un impacto imporante en la inflación: Gabriela Siller.
No habrá un impacto imporante en la inflación: Gabriela Siller. (Mónica González)

/México

Si bien la reforma energética es la que tiene la capacidad de impulsar la economía de México de manera inmediata, la financiera es la más importante para lograr un crecimiento sostenido en el mediano plazo, aseguró Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

En reunión con medios, la especialista de la institución bancaria indicó que para el buen desarrollo de cualquier economía del mundo, contar con un sistema financiero con una fuerte penetración del crédito a empresas es de vital importancia.

"Obviamente, si se aprueba la reforma energética inmediatamente veremos la entrada de capital productivo y un crecimiento adicional de 0.5 puntos porcentuales durante el primer año, pero la financiera es la que a largo plazo generará más crecimiento acumulado", dijo la analista.

Asimismo, precisó que la inyección de crédito en mejores condiciones a las compañías, sobre todo pequeñas y medianas —que en el caso de México representan 80 por ciento del total—, generará un mayor dinamismo económico y más actividad productiva.

Por su parte, Lorenzo Barrera Segovia, director general de Banco Base, señaló que las medidas incluidas dentro la reforma financiera como mayor competencia entre instituciones, más apoyo de la banca de desarrollo y facilidad para recuperar las garantías, impulsarán el crédito que los bancos comerciales otorgan al sector productivo.

"Si esas tres cosas suceden dentro de la aplicación final, definitivamente el crédito en el país se incrementará, debido a que vamos a ser más aventados porque vamos a estar más seguros de que podemos cobrar los créditos", dijo el banquero.

Por otro lado, Gabriela Siller señaló que de concretarse la reforma energética que propuso el gobierno con un esquema de utilidad compartida, el producto interno bruto del país crecerá entre 3.5 y 4 por ciento en 2014, y sin ésta solo entre 2.6 y 2.9 por ciento.

Al hacer referencia al esquema de utilidad compartida que ha generado polémica, indicó que inclusive se quedó corto, económicamente hablando lo ideal es aplicar un modelo más agresivo de producción compartida; sin embargo, esto significa un mayor riesgo político y pone en duda su aprobación.

No obstante, aseguró que aunque la reforma energética propuesta se "suavizara" como consecuencia de las presiones políticas, su simple aprobación sería suficiente para impulsar el crecimiento económico del país.

Asimismo, aseguró que de concretarse todas las reformas estructurales que el gobierno está impulsando, México alcanzará en aproximadamente seis años un crecimiento hasta de 6 por ciento en el producto interno bruto.

En lo que respecta a la reforma hacendaria, la especialista aseguró que ésta no tendrá un impacto importante en la inflación, por lo que espera un ligero incremento en enero, que se irá disipando con el paso de los meses para cerrar 2014 con 3.01 por ciento.