Electricidad no bajará de precio con reforma: Alstom México

La directora general de Alstom México opinó que a pesar de la reforma energética, la antigüedad del sistema eléctrico hará lentas las decisiones de inversión e impediría que bajen las tarifas ...
Cintia Angulo, directora general de Alstom México.
Cintia Angulo, directora general de Alstom México. (Especial )

Ciudad de México

La antigüedad de 30 años del sistema eléctrico nacional que comprende plantas de generación, redes de transmisión y distribución desalentaría las decisiones de inversión en el sector, a pesar de que se aprobara la apertura en generación, transmisión y distribución como se propone en la reforma energética, evalúo la directora general de Alstom México, Cintia Angulo.

Cuando el gobierno federal presentó la reforma energética argumentó que uno de los beneficios sería tarifas eléctricas más baratas.
Sobre el tema, la directora general de Alstom México -empresa francesa dedicada a la generación de energía eléctrica y a la fabricación de infraestructura de distintos medios de transporte- consideró que es un escenario “difícil” debido a la antigüedad de las centrales de generación, de las redes de transmisión y distribución que conforman el sistema eléctrico de Comisión Federal de Electricidad.

“La antigüedad de las redes –transmisión y distribución- ha provocado que la paraestatal eleve su nivel de pérdidas de energía y en consecuencia de sus ingresos”, comentó.

Según la reforma, en 1980, el porcentaje de pérdidas por energía no cobrada era de 10 por ciento; en 2010 se elevó a 12 por ciento. Actualmente la paraestatal enfrenta un déficit financiero por 77 mil millones de pesos.

En el documento se resalta la necesidad de invertir en el sector 244 mil millones de pesos, entre 2013 y 2026.

“El hecho de que CFE reporte pérdidas implica que en algún eslabón de la cadena tiene que recuperarlas y es a través del cobro de las tarifas”, explicó Angulo.

Si además “consideramos que las plantas de generación de CFE usan combustible caro (combustóleo) para operar, es evidente que tiene que recuperar esa inversión en las tarifas”, analizó.

Así, tenemos dos factores importantes que hacen lejana la posibilidad de que haya una reducción en el precio de las tarifas eléctricas: la antigüedad de las plantas y el uso de combustible caro. Con estas condicionantes, serán pocas las empresas que decidan participar en la comercialización de electricidad, argumentó.

En opinión de la directiva, la obsolescencia de la red de transmisión y distribución podría ser una limitante para que las empresas decidan invertir en estas áreas, porque ello implica usar una infraestructura vieja.

“Necesitamos conocer cómo quedarán los esquemas de inversión para cada área, saber si habrá asociaciones público-privadas y las condiciones para cada participante”.

De acuerdo con el documento de la reforma, 47 por ciento de las líneas de transmisión de CFE tiene más de 30 años de antigüedad y únicamente ocho por ciento han sido construidos en los últimos cinco años.

Esta condición se replica en las plantas de generación eléctrica que opera CFE, comentó la directora.
En entrevista con MILENIO, Cintia Angulo explicó que de aprobarse la apertura del sector, a pesar de la antigüedad de las plantas, las inversiones alcanzarán un boom, similar al de los niveles de hace 10 años, cuando por primera vez se permitió la participación de privados en el área de generación.

La propuesta de apertura, de acuerdo con el documento de la reforma, consiste en permitir que empresas privadas participen en toda la cadena: generación, transmisión, distribución y comercialización de electricidad.