Reforma energética hasta 2014

De acuerdo con las estimaciones de la directora asociada de la empresa IHS CERA, Alejandra León, las protestas serán un factor para aplazar la aprobación de la reforma hasta febrero. 
México se blinda nuevamente contra baja en precios del petróleo
De aprobarse la reforma energética, la primera producción estaría programada para 2018: IHS CERA (Especial )

Ciudad de México

Las protestas contra la reforma energética retrasarán su aprobación en el Congreso hasta principios de 2014, y sus primeras metas de producción petrolera no se lograrán antes de 2018, expuso la directora asociada de la empresa IHS CERA, Alejandra León.

En la reunión trimestral del Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac (IDEA) de la Universidad Anáhuac, dijo que si bien estas movilizaciones, protestas y bloqueos contra la reforma energética no obstruirán el proceso legislativo, sí alargarán su aprobación hasta la primera sesión ordinaria del Congreso de la Unión en 2014.

Además, subrayó, el proceso de implementación de la reforma energética tomará su tiempo y sus primeros resultados no se verán antes de 2018, por lo que es "engañoso" y será "políticamente muy costoso" afirmar que se lograrán las metas de producción en esta administración.

Advirtió que es un gran riesgo querer acelerar el proceso de aprobación de la reforma, pues con ello se cierran las posibilidades de generar buenas oportunidades de inversión, y el sector no saldrá del atolladero en que se encuentra.

"México requiere manos extra en su sector energético, Pemex y CFE; es difícil que sigan manteniendo toda la estructura, pero para atraer más manos, la inversión privada requiere incentivos y requiere buenas oportunidades", añadió la economista de esta empresa latinoamericana especializada en productos refinados y en exploración y producción de petróleo y gas.

Anticipó que en lo que resta del año se incrementarán movilizaciones, protestas y bloqueos contra la reforma energética, lo que si bien legalmente no pueden obstruir el proceso legislativo, sí lo pueden retrasar.

Ante ello, León estimó que en los poco menos de 30 días que restan de 2013 será muy complicado que sea discutida la iniciativa en el Congreso, "sigue siendo una probabilidad, pero no la creemos muy factible", apuntó.

De esta forma, previó que la votación y aprobación de la iniciativa de reforma energética se irá a la primera sesión del Congreso en 2014, tras lo cual tendrán que entrar todas las iniciativas de ley de la regulación secundaria y todas las leyes que toca la reforma, algunas de las cuales serán inerciales, lo cual "optimistamente" llevará un año para su aprobación.

Indicó que requiere mucho tiempo, desde que se aprueba una reforma legal hasta la implementación de la misma, como los 16 años que llevó la liberalización del sector de gas natural (de 1995 a 2011), o tres años para la primera ronda de licitación de contratos incentivados de Pemex, como parte de la reciente reforma energética de 2008.

Señaló que la reforma energética que se analiza empuja la inversión en proyectos exploratorios, pues la posibilidad éxito en la perforación de un pozo petrolero en aguas profundas es de 15 por ciento y un costo de 150 millones de dólares.

Al considerar las posibilidades de negocio de los proyectos exploratorios, "es absolutamente falso" que uno de los logros de la reforma energética puedan ser las metas de producción que están anunciadas en la misma, pues un proyecto de exploración y producción tarda de siete a ocho años en traer producción, aseveró.

Indicó que las metas de producción de tres millones de barriles diarios para 2018, como plantea la reforma energética, tendrían que estar fundadas en el desarrollo de los proyectos ya existentes o que están en avance.