• Regístrate
Estás leyendo: Recorte fiscal permitirá mejores sueldos: bancos
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 04:52 Hoy

Recorte fiscal permitirá mejores sueldos: bancos

El viernes uno de ellos dijo que aumentará el salario mínimo a su personal y otorgará acciones restringidas a 250 mil de sus empleados.

Publicidad
Publicidad

Dos de los bancos más grandes de Estados Unidos prometieron compartir las ganancias de un gran recorte en la tasa de impuestos corporativos, ofreciendo la posibilidad de llevar a cabo mayores inversiones, mejores sueldos y precios más bajos en sus servicios.

Wells Fargo dijo el viernes que sus utilidades del cuarto trimestre recibieron un impulso de 3 mil 400 millones de dólares gracias al extenso paquete de reformas tributarias que se aprobó el mes pasado, con el que se redujo el monto de las obligaciones fiscales en su balance.

JPMorgan Chase, que tiene una gran cantidad de activos en el extranjero que ahora se van a gravar por ley, recibió un golpe inmediato de 2 mil 400 millones de dólares con la legislación. Pero Jamie Dimon, director ejecutivo, dijo que podría lograr un importante beneficio con la reducción de la tasa de impuestos corporativos de 35 a 21 por ciento.

Dimon estimó que este año el recorte tiene un valor de alrededor de 3 mil 500 millones de dólares para el mayor banco de Estados Unidos por activos, y sugirió que una porción de los beneficios podrían tener como resultado salarios más altos y mejores prestaciones para los empleados.

Si ese tipo de alzas “le da una mordida a una parte de esos 3 mil 500 millones de dólares, que así sea”, dijo. “Eso es lo que se supone que debemos hacer... y, por cierto, también va a mejorar nuestro crecimiento. No es un regalo”.

Una amplia gama de empresas estadunideses pasó el nuevo año pregonando los beneficios de la reforma fiscal a los empleados, un tema políticamente sensible en una época en la que el crecimiento salarial se mantiene moderado después de una década de estancamiento. Walmart dijo esta semana que aumentará el salario mínimo de 9 a 11 dólares por hora, mientras que Fiat Chrysler dijo que pagará un bono de 2 mil dólares a cerca de 60 mil empleados asalariados y con sueldo por hora en Estados Unidos.

Pero los compromisos de JPMorgan y Wells, que se anunciaron durante la presentación de resultados trimestrales del viernes, son las primeras señales de que Wall Street planea unirse, y esto va a presionar a otros grandes bancos para que sigan el ejemplo.

Esta semana se tienen programadas las presentaciones de resultados de Citigroup, Goldman Sachs y Bank of America. En las últimas semanas, Citi advirtió de un golpe de 20 mil millones de dólares relacionado con impuestos, mientras que Goldman indicó sobre cargos en la región de 5 mil millones de dólares.

Los ejecutivos de Wells indicaron que también esperaban transferir esos ahorros a los clientes, diciendo que tendrán más actividad de préstamos hipotecarios y de tarjetas de crédito este año, en parte gracias a la reducción de impuestos.

“Hay millones de personas empleadas en todo el país que recibieron aumentos de sueldo y bonificaciones, y creo que eso es un positivo neto para el crecimiento de la economía”, dijo Tim Sloan, director ejecutivo. “Todos deberíamos ser cautelosamente optimistas”.

Con su operación centrada en Estados Unidos, Wells se convertirá en uno de los mayores beneficiarios de los recortes de impuestos. Ya dijo que aumentará el salario mínimo de su personal y otorgará acciones restringidas a 250 mil empleados.

A pesar del impulso por los impuestos, el banco estableció planes para cerrar cerca de 900 sucursales para fines de 2020, incluidas al menos 250 este año, como parte de sus esfuerzos por reducir costos a raíz de su escándalo de venta abusiva.

El golpe a los ingresos netos de JPMorgan para el periodo, quedó 37 por ciento por debajo de los del año anterior, en 4 mil 300 millones de dólares, esto sobre todo fue a causa del nuevo impuesto a las ganancias en el extranjero, que se gravan como si los ingresos regresaran a Estados Unidos, aunque con un descuento especial. Los bancos reciben un cargo por adelantado en esta regla, conocida como “repatriación estimada”, y después le pagan al gobierno durante ocho años.

Marianne Lake, la jefa de finanzas del banco, señaló que en realidad poco dinero regresará a Estados Unidos. “La palabra operativa es ‘estimada’”, dijo, comparando las utilidades que se tienen en el extranjero con las “tiendas físicas”, en gran parte con requisitos locales sobre capital y liquidez.

También indicó que el banco dará más detalles sobre el potencial de impulsar los rendimientos de los accionistas en el día del inversionista a mediados del próximo mes. Por ahora, todos los grandes bancos de EU están sujetos a planes de dividendos y recompra de acciones aprobados por la Reserva Federal, su principal regulador, después de la ronda de pruebas de estrés del año pasado.

Sin embargo, en general, Lake señaló que la reforma fiscal tiene un “gran efecto positivo” para el banco y sus accionistas. “Gran parte de esto se registrará en los resultados de 2018 y más allá”.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.