Pemex inyectará más de 21 mil mdd para bajar importación de gasolina

Además de la refinería en Hidalgo se reconfigurarán la de Salamanca y la de Salina Cruz, con una inversión aproximada de 15 mil mdd.

Tula, Hidalgo

En 2018, cuando culmine la reconfiguración de la refinería de Tula, ésta será la mayor productora de gasolinas del país, con 37 por ciento de participación.

Miguel Tame, director general de Pemex Refinación, comentó que las inversiones para esa planta ascienden a casi 6 mil millones de dólares, cifra que se suma a los 15 mil millones de dólares para las reconversiones de las de Salamanca y Salina Cruz, inversiones que hacen un total de 21 mil millones de dólares; además están los mil 280 millones de dólares para la terminal de abastecimiento y reparto que también se construirá en Hidalgo.

Tame garantizó que con esas modernizaciones la importación de gasolinas puede reducirse casi la mitad, pero dependerá de la demanda

Asimismo, el director general de Pemex Refinación informó del proyecto de aprovechamiento de residuales, con 4 mil 650 millones de dólares, incluido en la reconfiguración de Tula, y que permitirá procesar 340 mil barriles diarios de crudo. Se pasará de producir 175 mil barriles diarios de gasolinas y diésel a 275 mil barriles.

Con la reconfiguración de la refinería, la producción de gasolinas de ultrabajo azufre será de 173 mil barriles diarios, 104 mil 200
barriles diarios de diésel y de 21 mil 700 barriles diarios de turbosina.

Por su parte, Emilio Lozoya, director general de Pemex, dijo que el proceso considera la terminación mecánica en el último trimestre de 2017 y la entrada en operación en el primer semestre de 2018.

También se reconfigurarán la de Salamanca y la de Salina Cruz, con una inversión total de 15 mil millones de dólares.

Ante esa situación se tienen dos escenarios: el primero es que si en los próximos cinco años el crecimiento del mercado es de 2.8 por ciento, la importación de gasolinas bajará entre 23 y 26 por ciento.

El segundo es que si crece 3.5 por ciento, entonces la importación se reducirá entre 29 y 31 por ciento. Ahora, para atender la demanda del país, se importa 44 por ciento de gasolinas y una tercera parte de diésel.

Con proyectos como la reconfiguración de Tula, dijo que no se necesita de una nueva refinería; en una análisis económico afirma que un proyecto como éste sale en 11 mil millones de dólares, mientras que en Estados Unidos se consigue en 3 mil millones de dólares, además de que en el país vecino hay 3 millones de barriles de proceso de crudo "ocioso".

Como parte del esquema de compensación económica para el estado de Hidalgo, el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, anunció que el gobierno construirá en los terrenos que tenían proyectados para el primer proyecto de la nueva refinería una terminal de abastecimiento y reparto, en la cual se invertirán mil 280 millones de dólares, esto adicional a los casi 6 mil millones de dólares de la reconfiguración y el proyecto de gasolinas limpias.

Detalló que se trata de un complejo de tanques de almacenamiento con capacidad para 6.5 millones de barriles de gasolina y hasta 2 millones de barriles de diésel.

Lo anterior daría una reserva suficiente para cubrir las necesidades de consumo de la zona centro y centro-occidente para al menos 15 días, dijo durante el arranque de la reconfiguración de la refinería de Tula.

"Se hizo un gran esfuerzo para que aquí se instalara la refinería Bicentenario, que finalmente no se hizo, pero tanto Pemex como la Secretaría de Energía estamos dispuestos a aprovechar los recursos invertidos en obras que redunden en la vocación progresista de los hidalguenses".

Asimismo, indicó que la ubicación del terreno que estaba destinado a la nueva refinería, permite interconectar con el sistema de ductos de la zona centro del país sin realizar inversiones mayores y aprovechar las terminales de reparto existentes.

"Debido a su posición geográfica se abastecería de manera confiable a la zona metropolitana del Valle de México por vía terrestre —ductos, carreteras y ferrocarril—; es una obra fundamental para incrementar la seguridad energética del país", añadió.

REHABILITACIÓN

Otra obra de importancia que se realizó en la refinería de Tula fue la rehabilitación y reparación de la planta reductora de viscosidad, la cual tiene una capacidad de procesamiento de 41 mil barriles diarios de residuo.

El objetivo de la planta es reducir 10 por ciento la producción de combustóleo, lo que generará mayor productividad en el procesamiento de destilados intermedios, como gasolinas y diésel, en aproximadamente 6 mil barriles al día.

Se tiene estimado que la planta de proceso permitirá un incremento potencial en el margen variable de la refinería de 1.17 dólares por barril, que representa una ganancia de 400 mil dólares diarios.

Una de las nueve plantas nuevas de esta reconfiguración estará a cargo de ICA Fluor, se trata de una unidad coquizadora con un valor 1.3 mil millones de dólares.

La subsidiaria de ICA firmó un contrato con Pemex Refinación que incluye los servicios de ingeniería de detalle, procuración y construcción para la planta con capacidad de 86 mil barriles por día.

Por otra parte, mientras en Tula se informaba de las inversiones y reconfiguraciones para producir más gasolina en el país, las acciones de ICA concluyeron la jornada de ayer en la Bolsa Mexicana de Valores con un precio de 18.24 pesos, que representa una caída de 4.66 por ciento.

Proyecto Tula

-El proyecto de reconfiguración de la refinería de Tula, Hidalgo, se desarrollará en un área de 103 hectáreas, con una generación de 18 mil empleos directos y 38 mil
indirectos.

-Emilio Lozoya, director general de Pemex, comentó que es más rentable la reconfiguración de Tula, "por eso decidimos sustituir el proyecto de la famosa nueva refinería".

-También, en el corto plazo, anunció el titular de Petróleos Mexicanos, se va a liberar a Hidalgo de las cargas asociadas a la adquisición del terreno y se harán esquemas de compensación económica



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]