Cuestiona empresario propuesta de transición energética

El director general de Deacero expresó que en el país se les exige más en comparación con los principales generadores de C02, como China y Estados Unidos.

Monterrey

El empresario Raúl Gutiérrez Muguerza dijo que asumir las metas en materia de reducción de emisiones de CO2 como están planteadas en la iniciativa de Ley de Transición Energética, implicaría costos adicionales para las empresas que van de los dos mil a los 18 mil millones de dólares anuales.

En el marco de la presentación del libro sobre Desarrollo Sustentable y Competitividad: Una visión complementaria, editado por el IDIC, el director general de Deacero señaló que no obstante que México aporta apenas el 1 por ciento de las emisiones globales de CO2 frente a un 26 por ciento que aporta China o un 15 por ciento de Estados Unidos, resulta que “nos estamos comprometiendo a reducciones de CO2 mayores a las de nuestros socios y competidores”.

“Entonces ¿por qué comprometernos a una reducción de emisiones mayor que la de ellos?”

Gutiérrez Muguerza puso también sobre la mesa la pérdida de competitividad que pueden provocar estos compromisos, si no se asumen de la manera adecuada.

Y ejemplificó, hay combustibles con un promedio muy bajo de emisiones, como es el gas natural, que podrían servir como combustible de transición hacia una economía de bajo carbono.

En su discurso, señaló que si se está hablando de una Ley de Transición Energética, sería lógico pensar en combustibles de transición, que sean más limpios y eficientes que el petróleo, el combustóleo, el coque o el carbón “y que nos permitan mantener e incrementar la competitividad de las tarifas eléctricas”.

Entonces, dijo, el gas natural es un combustible que hoy se tiene disponible a precios históricamente bajos y que podría constituirse en el conducto adecuado para transitar hacia una economía de bajo carbono.

Sin embargo, apuntó: “hoy queremos penalizar el uso del gas en la generación de energía eléctrica”.

El empresario y presidente del Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico (IDIC), cuestionó el por qué comprometerse a que la reducción de emisiones de CO2 esté atada a la penalización del gas en la generación de energía, y al uso forzoso de un porcentaje alto de energías renovables.

“Nos estamos comprometiendo a que en menos de 10 años, un 35 por ciento de la generación de energía eléctrica del país sea a partir de energías como la eólica o la solar, cuando esas tecnologías aún son muy caras, y cuando en México tenemos acceso a una de las principales fuentes de abastecimiento de gas natural, que es mucho más limpio que el combustóleo. No se entiende por qué”.