El lujo y poder del Bajío

Querétaro atrae cada vez a más desarrolladores inmobiliarios. En 6 años se han invertido 17 mil mdp en infraestructura comercial en una de las ciudades de mayor crecimiento del pais.
Abilia inaugurará en 2017 Puerta la Victoria, un complejo mixto de 1000 mdp.
Abilia inaugurará en 2017 Puerta la Victoria, un complejo mixto de 1000 mdp. (Cortesía)

Ciudad de México

El desarrollo de la industria, principalmente la de manufactura, transformó el rostro de Querétaro. No solo en cuanto a la llegada de trabajadores al Bajío y a la dinámica que imponen, también a la nueva vocación de servicio con la que satisfacen sus necesidades y las de los estados vecinos. 

Hace 15 años, la población de Querétaro viajaba a otros estados para ir de compras, hoy es la orgullosa anfitriona del comercio de lujo. “Antes de haber centros comerciales aquí, los queretanos íbamos (de compras) a León (Guanajuato), a Satélite y Perinorte (Estado de México). Ahora en Antea ya está todo”, dice Héctor Muñoz, ingeniero civil y empresario queretano con 45 años de experiencia en construcción de instalaciones para plazas comerciales.

Querétaro es el tercer estado con mayor crecimiento poblacional durante los últimos 20 años, solo después de Quintana Roo y Baja California Sur, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). De 1995 a 2015 sus habitantes aumentaron en 63%, hasta alcanzar dos millones.

Con el crecimiento, tanto poblacional como del ingreso disponible, comenzaron a llegar inversiones en grandes plazas y ahora estas atienden a los queretanos, y al público regional. Por ejemplo, Antea recibe compradores de San Luis Potosí y Guanajuato.

“Antea se ha anunciado muchas veces como el centro comercial más relevante de América Latina”, dice el titular de la Secretaría de Desarrollo Económico del Municipio de Querétaro, Gildardo Gutiérrez Méndez.

Añade que no atiende nada más al municipio, al área conurbada o al estado; cumple una función social más relevante y “es la apuesta de estos empresarios a la conectividad de la carretera 57, de la 45, a la gente que está llegando a vivir a Querétaro tanto del norte como de la Ciudad de México. Hay una apuesta por esa demanda. Qué tanto se sofistica la demanda tiene que ver con la oferta que los empresarios o las marcas comerciales lleguen a asentar en nuestra ciudad”. 

Querétaro tiene grandes beneficios por su ubicación geográfica y como capital estatal. “Se ha convertido en un enlace y centro de comunicación entre el Bajío y la Ciudad de México, aunado a las características demográficas de Querétaro, que ha tenido un crecimiento importante en los últimos 30 años, donde ha más que duplicado su población. La industria se ha convertido en importante motor económico de la ciudad y del estado; eso, a su vez, ha generado más empleo, mejor pagado, más capacidad de gasto de las personas”, explica Luis Cantú, director de centros comerciales de Abilia, desarrolladora a cargo de un complejo mixto en el centro de la ciudad y cuya principal accionista es María Asunción Aramburuzabala.

Querétaro fue el segundo estado cuya economía creció más entre el año 2013 y el  2014 (el dato más reciente disponible), con un alza de 8%, solo después de Aguascalientes, que creció 11%, según Inegi. También obtuvo el quinto lugar en el Índice de Competitividad Estatal 2016.

“El caso queretano nos muestra que la infraestructura tiene que estar ahí y que se debe invertir en el mantenimiento de su capacidad”, indica el informe.

Más de la mitad de la población estatal reside en la ciudad de Querétaro y su zona conurbada, con casi 900,000 personas en el municipio de Querétaro y otras 375,000 en tres municipios aledaños (Corregidora, El Marqués y Huimilpan), suma 1.255 millones de habitantes.

El municipio de Querétaro concentra la mayoría de las grandes plazas comerciales de la ciudad. En los últimos cinco años captó inversiones por alrededor de 8,000 millones de pesos (mdp) en infraestructura comercial y de servicios en más de 10 desarrollos, entre los que están Esfera, Antea y el Parque Comercial Río, así como remodelaciones y ampliaciones de complejos como Plaza del Parque, Las Américas, Las Maravillas, Galerías, Palmas, Sendero, Bulevares y Centro Sur (Estadio, Cimatario) y  Urban Center (Jurica), indica Gutiérrez.

En 2015 el valor total de la producción de las empresas constructoras en el estado fue de 14,000 mdp, según la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras realizada por Inegi. En 2016 se invertirán 9,000 mdp en desarrollo inmobiliario con propósitos comerciales y de servicios en el municipio de Querétaro, de acuerdo con Gutiérrez.

“Lo ves en las arterias. Aunque se van habilitando nuevos puentes, la movilidad va a ser y seguirá siendo uno de los retos más importantes de una ciudad tan privilegiada por su calidad de vida, que al mismo tiempo esa bendición lleva una serie de retos”, añade.

TE RECOMENDAMOS: Preocupación por los fraudes inmobiliarios

En cuanto al área de oportunidad que tiene el municipio para mejorar la labor de facilitamiento tanto de la llegada de inversiones en centros comerciales como de la operación de las plazas, Gutiérrez indicó: “La operación de las plazas sería tanto como regresarnos a Cuba. No podemos decirle a un empresario cómo operar su negocio”.

En cuanto a la potencial mejora del transporte público para facilitar el flujo en las inmediaciones de las plazas, indicó que el transporte es un asunto estatal y que el municipio opera un programa de fomento del uso de la bicicleta; sin embargo, al cierre de esta edición, el municipio no tuvo disponible la información acerca de cuántas personas se transportan en bicicleta en la ciudad. Según datos públicos, más de 1,500 personas participan los miércoles en el paseo nocturno Saca tu bici.

A pesar del crecimiento en la construcción, todavía hay espacio para nuevos jugadores, ya que la oferta de tiendas departamentales es limitada. “En todo Querétaro hay muchas placitas comerciales con un supermercado y un montón de localitos, pero no tiendas ancla. Centros comerciales grandes, nada más Antea y Galerías Querétaro”, apunta Muñoz, quien en los 90 fungió como secretario de Desarrollo de Obras Públicas municipal.

Un cambio de paradigma

Una de las empresas que está aprovechando el vacío en tiendas departamentales y el cambio de las dinámicas poblacionales en la ciudad es Abilia, que en mayo de 2017 inaugurará el centro comercial Puerta La Victoria, que forma parte de un complejo con viviendas, oficinas, un hotel y una plaza comercial y de entretenimiento, cuya construcción costará unos 1,000 mdp, según reportes de prensa.

Cantú rechazó confirmar el monto total de inversión. Esperan cerrar 2016 “próximos o incluso arriba del 80% de terminación del centro comercial. En la parte de residencial, como estamos a punto de terminar la primera torre, tenemos entre 85 y 90%. En las fases dos y tres del desarrollo residencial estamos más o menos en 30% y 15%, respectivamente”.

El complejo de uso mixto, llamado Latitud la Victoria Querétaro, tiene una superficie total de 8.6 hectáreas, de las cuales unos 200,000 metros cuadrados corresponden al centro comercial. “Vamos a terminar el centro comercial completo en 30 meses, lo cual es un reto importante, sobre todo considerando que son casi 200,000 m2 construidos”, dice Cantú. 

En 25 años de historia, Abilia ha desarrollado más de 3 millones de metros cuadrados vendibles. Con esta experiencia, apostaron a un desarrollo de uso mixto para solventar las necesidades de movilidad y ahorro de tiempo en una ciudad que ha sido horizontal y donde algunas fábricas todavía conviven en colonias céntricas con un ciudadano que busca vivir de forma más compacta. Por ejemplo, en Las Hadas, colonia de clase media y media alta a cinco minutos del centro, todavía opera una fábrica de pinturas que despide olores químicos en la zona, ya casi exclusivamente habitacional y con pequeños comercios.

“Una de las ventajas de los proyectos de uso mixto, que han estado aumentando en los últimos años en las principales ciudades, es precisamente que puedes empezar a no necesitar usar tu coche. Quizás eres residente y puedes moverte en bicicleta o a pie y tener una calidad de vida que aprovecha esa característica urbana de presencia de diferentes servicios en un lugar muy cerrado”, dice Cantú.

El directivo estima que lleguen 70,000 visitantes al mes, entre el centro comercial y el hotel. “Nos hemos enfocado en crear un espacio donde una vez que llegues, ya sea porque eres un residente o visitante, puedas pasar el día, entretenerte, comer, comprar, trabajar, o incluso al estar de visita en Querétaro y una vez que llegues al hotel puedas beneficiarte de todas las amenidades que el proyecto provee, ayudando a reducir la necesidad de trasladarse”.

Y no solo en el centro de la ciudad se ve este movimiento. “Al mismo tiempo que la ciudad en estos polígonos sigue creciendo, entonces son centros de abasto, de servicios de primera necesidad. Hay 99 plazas comerciales y en estas mismas plazas hay tiendas de conveniencia y centros o tiendas de autoservicio; esto ya no es solo la parte de diversión, sino también de suministro”, dice Gutiérrez.

Uno de los polígonos que también crece es la salida hacia Celaya, en el sur de la ciudad. Ahí se desarrolla el centro comercial Paseo Querétaro, en cuya construcción se invertirán unos 1,000 mdp para 73,000 metros cuadrados. Sus desarrolladores, Gicsa, indican que abrirá en 2018 y también se enfoca en la idea de un proyecto mixto, con oficinas y tiendas que satisfagan las dinámicas del nuevo queretano.