• Regístrate
Estás leyendo: Qué pasa cuando se altera a los disruptores
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 20:30 Hoy

Qué pasa cuando se altera a los disruptores

Las empresas que cuestionaron el status quo también pueden convertirse en norma, por eso los empresarios nunca deben ser complacientes.

Publicidad
Publicidad

Andrew Bounds

Hay cuatro temas alrededor de los premios del Empresario Mundial del Año EY de este año. Uno que no se puede evitar es la disrupción. Y no se trata de una referencia al enorme proyecto de construcción frente al famoso casino en la ciudad sede, Montecarlo, que altera la paz en las terrazas de los cafés. Se trata de alteración de negocios, ¿cómo te montas a la ola del cambio en lugar de hundirte en ella?

La respuesta del Financial Times es moverse parcialmente de lo impreso a lo digital y de las palabras a más imágenes.

Laurence Buchanan, director del negocio de asesoría EY Europea, realizó una contundente advertencia: incluso las startups luchan para lidiar con el ritmo del cambio. “Apenas empezamos a ver el nivel de disrupción por el que vamos a pasar la próxima década. Eso va a representar una crisis existencial para todas las empresas del mundo”, dice Buchanan.

“En el nivel de consejo de administración todavía no hay una total comprensión. No creo que los consejos tengan el suficiente conocimiento de cómo vivir en realidad a través de la disrupción digital”.

Algo fascinante en el evento fue escuchar acerca de un disruptor que se tuvo que alterar. PayPal, el sistema de pagos que se fundó en 1998 y empezó a cotizar en 2002. Ahora es parte del grupo minorista eBay, pero el año pasado se dividió en medio de los temores de que su progreso se estancaba.

Dan Schulman, director ejecutivo de PayPal que llegó cuando realizaba un viaje de regreso a EU proveniente de Israel, dijo que la división fue un éxito. Estuvo comprando empresas e invirtiendo en innovación.

“El mayor impedimento para nuestro futuro es nuestro éxito histórico. La reinvención es muy importante...80% de las empresas de Fortune 100 de la década de 1950 ya no existen”.

Una compra fue Venmo, empresa que utilizan millones de millennials de EU para enviar dinero entre sí y hacer pagos. Y dio a entender que pronto se expandirá al extranjero. “Actualmente solo se encuentra en EU”, dijo, antes de agregar: “Mejor paro aquí”. Vamos a tratar de vincular usuarios con las 14 millones de empresas que aceptan pagos con PayPal para que puedan obtener ingresos por aquellas cosas por las que no quieren pagar los millennials.

Señaló que la empresa tiene 0.5% del mercado de pagos. “Queremos democratizar los servicios financieros. Mover dinero debe ser un derecho, no solo para las personas con dinero”.

Schulman se describió a sí mismo como un disruptor. Vestido con sandalias y una camiseta, dijo: “Me visto más como los de Occupy Wall Street que como Wall Street”.

Y el mayor aplauso llegó cuando se puso político. PayPal decidió no abrir una oficina de 400 personas en Carolina del Norte después de que se aprobó una ley que restringe los derechos de los homosexuales. Schulman recibió amenazas de muerte, pero dijo que lo haría de nuevo. “100 veces de cada 100”. “Las empresas tienen que ser una fuerza del bien en el mundo”, dijo.

En cuanto a la competencia, es “como la gravedad. Siempre está ahí”. Parte de esa competencia está en Mónaco. Tahsin Isin, de Iyzico, un proveedor de pagos en línea de Turquía, estaba en el escenario antes que Schulman, mientras presentaban a los cinco “emprendedores aceleradores” que podrían ser grandes en el futuro. Ya recaudó 9 millones de dolares (mdd) y quiere expandirse a todo el Medio Oriente.

Otro de los finalistas fue Stripe, el proveedor estadounidense de pagos valuado en 5,000 mdd, que fundaron los hermanos irlandeses Collison de veintitantos años de edad.

El ganador de Canadá, Michael Donovan, también habló de los medios. Por cierto… Esperemos que el cineasta estadounidense y flagelo de los capitalistas, Michael Moore, no se entere que Donovan, quien hizo su nombre como productor de Bowling for Columbine, el documental contra las armas de Moore, fue uno de los finalistas de Empresario Mundial del Año EY.

Explicó cómo DHX Media, su estudio de animación para niños, pudo competir con grandes rivales gracias a la tecnología digital. Se pueden crear los programas por una fracción del costo sin instalaciones costosas, y no solo venderlo a estaciones de televisión sino también a empresas como Netflix y Amazon. También adquirió un gran archivo.

Pero explicó el tamaño del reto. Se le preguntó si DHX algún día podría ser más grande que Disney, y bromeó: “Somos una empresa de 1,000 mdd y ellos son una compañía de 200,000 mdd. Y son un cliente excelente”.

Finalmente, llegó la prueba de que también hay mérito de mantenerse en lo mismo. La compañía finalista de la República Checa, GZ Media, todavía hace lo que hacía 30 años atrás: imprime discos de vinilo. En la década de 1990, cuando despegaron los discos compactos, el jefe Zdenek Pelc decidió quedarse con lo antiguo en lugar de destruir su equipo de prensa.

En 1994, la compañía produjo alrededor de 300,000 álbumes. En 2015, ese número aumentó a 20 millones cuando los hipsters redescubrieron el vinilo. Pelc dice que la compañía ahora es uno de los mayore productores de vinilo del mundo, aunque también fabrica empaques elegantes para whisky escocés y perfumes franceses. Pero incluso Pelc advierte: “Nunca seas complaciente: el éxito de la actualidad puede ser la catástrofe de mañana”.

*Andrew Bounds es editor de temas empresariales en el FT.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.