Si ya no puede pagar su crédito, ¿qué opciones quedan?

Especialistas en finanzas personales sugieren tres pasos a seguir en caso de haber suspendido el pago de cualquier crédtio.
Tres recomendaciones, en caso de haber suspendido pagos de crédito
Tres recomendaciones, en caso de haber suspendido pagos de crédito

Distrito Federal

La situación específica de cada deudor es muy especial y por supuesto que no se puede dar una receta aplicable en todos los casos. Sin embargo, lo peor que se puede hacer, es hacer nada.

Los problemas financieros o de cualquier índole deben afrontarse, sugiere José Gómez Villarreal, profesor del Departamento de Contabilidad y Finanzas del Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México.

Lo primero que debe hacerse, es enfrentar “el toro por los cuernos”, acudir con el acreedor y entender bien a bien las implicaciones de no cubrir los créditos, en términos de costos, tiempos y demás aspectos legales. En ocasiones, ante un “apuro”, solicitamos un crédito y no nos preocupamos de entender con claridad lo que implica convertirse en deudores y tener que cubrir los montos definidos en tiempo y forma.

Lo segundo que debe hacerse, es entender la situación personal que está originando tal situación, tal vez se trata de la pérdida del empleo, de alguna enfermedad o bien otra situación personal o familiar con cierto nivel de gravedad, y se debe evaluar muy bien y de manera objetiva si esta situación es definitiva o solamente temporal.

La solución podría estar a la vuelta de la esquina, tal vez es muy factible volver a conseguir un trabajo, o generar una fuente de ingreso en un relativamente corto o mediano plazo.

Lo tercero que debe evaluarse es la forma en que se ha venido enfrentando el problema. Ante este tema en ocasiones debe considerarse conseguir algún consejo o apoyo que permita tener una perspectiva objetiva respecto al cómo se manejan los recursos con que se cuenta.

Podría darse el caso de que parte del problema esta derivado en la forma en que se consumen dichos recursos. También, hay que “escuchar” alguna voz que nos ayude a entender si de verdad se intenta resolverlo, o solo se está postergando algún final que parece inevitable.

Resumiendo, si se desea resolver el problema, lo que debe hacerse cuando uno enfrenta una situación compleja, en la que inciden aspectos económicos, legales, y por supuesto las costumbres personales respecto al dinero, es:

1.- Documentarse, el nivel de educación financiera es importante y tiene un fuerte peso en el nivel de gravedad del problema.

2.- Entender el origen del problema y sus opciones, apoyándose en alguien que le pueda dar un consejo

3.- No engañarse respecto a la manera en que uno consume sus recursos, como se ha comentado anteriormente, parte del problema podría estar en las costumbres que uno tiene de consumo.

De nuevo, el problema debe enfrentarse y no dejar que este crezca, podría ser como una enfermedad que nos invade y no nos damos cuenta de su gravedad, dijo el especialaista.