• Regístrate
Estás leyendo: Prevén ola de firmas holandesas a México
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 21:35 Hoy

Prevén ola de firmas holandesas a México

Compañías de Países Bajos, interesadas en invertir pese a los problemas de inseguridad; destacan la apertura comercial, así como la economía estable.

Publicidad
Publicidad

Ante el eco que en el mundo han producido las reformas estructurales de México —en especial la energética—, una ola de empresas de Holanda se alista para arribar al país y otras firmas trabajan para aumentar su presencia, a fin de aprovechar la mayor apertura comercial que se dará entre ambas naciones una vez que el presidente Enrique Peña Nieto visite la nación europea en mayo próximo.

Durante una vista a Países Bajos con el objetivo de conocer la relación comercial entre Holanda y México, así como las posibilidades de cooperación que existen, representantes de ambos gobiernos confirmaron de manera extraoficial que son alrededor de 50 empresas holandesas, de diversos tamaños y sectores, las que están interesadas en México, ya sea para incursionar por primera vez o bien para aumentar sus inversiones.

Carel Richter, jefe del departamento internacional en materia económica y comercial del Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos, destacó que las empresas de su nación están sumamente interesadas en invertir en territorio mexicano, toda vez que, pese a los problemas de inseguridad, han encontrado una economía creciente y estable, impulsada por la apertura comercial.

“Hay empresas muy interesadas en México y lo que hicieron fue cooperar mucho para la llegada del presidente. Obviamente, está el tema de la inseguridad, pero debemos decir que no es algo acreditable solo a México, sino que es una condición que prevalece en toda América Latina, expresó el funcionario holandés en una charla con reporteros mexicanos, desde un parque en miniatura que recrea Holanda, llamado Madurodam.

De acuerdo con datos del gobierno holandés, el país es la segunda fuente de inversión extranjera en México, después de Estados Unidos. Desde 2001 Holanda ha invertido más de 45 mil millones de dólares.

En tanto, Eduardo Ibarrola, embajador de México en Reino de los Países Bajos, señaló que ha sido testigo del interés que tienen empresas holandesas por la economía mexicana, y viceversa, por lo que está seguro de que los lazos comerciales entre ambas naciones se estrecharán con la visita del mandatario mexicano.

Richter no quiso adelantar grandes detalles, dado que éstos se darán a conocer durante la visita de Estado que realice a Holanda el presidente de México, Enrique Peña Nieto, en mayo próximo, pero adelantó que hay varios sectores en los que se buscará tener una estrecha relación de negocios con base en el arribo de varias empresas holandesas, especializadas principalmente en energía, puertos y agricultura.

En lo que se refiere al ramo energético, indicó que Shell está lista para aprovechar la reforma energética que impulsa México, pero no solo será ésta la que arribe al país, puesto que una gran cantidad de empresas pequeñas que forman parte de la cadena de proveeduría están detallando sus planes para aprovechar el aterrizaje de la gigante petrolera.

Otras grandes empresas interesadas en aumentar su presencia en México son la constructora de barcos Damen, la almacenadora de gas, petróleo y químicos Vopak y el banco especializado en dar financiamiento a empresas agrícolas Rabobank.

Directivos de la constructora Damen y de la almacenadora Vopak externaron el gran potencial que tiene México con la reforma energética y su intención de participar en la apertura del sector; sin embargo, coincidieron en que los tiempos no han sido los mejores y los bajos precios del petróleo, sin duda, han mermado un poco el beneficio inmediato de la reforma.

Holandesas

Entre las empresas que buscan reforzar su presencia en México se encuentra la petrolera Shell; esta firma opera en México desde hace más de 50 años y en estos momentos se especializa en la importación y comercialización de gas natural licuado y en dar servicios de consultoría a través de Shell Global Solution; no obstante, gracias a la apertura de la industria energética, se espera que en la siguiente fase de la Ronda Cero intente quedarse con algunos pozos para extraer petróleo en zonas profundas.

En el ramo energético se encuentra Damen, una de las constructoras de barcos más grandes del mundo, cuya sede se encuentra en Rotterdam, Holanda, puerto que es conocido como “la puerta de Europa”; esta empresa ha construido más de 60 barcos para empresas mexicanas, según sus directivos, pero ahora el bajo precio del petróleo ha restado fuerza a la reforma, pero aun así está en sus planes abrir una oficina en México el siguiente año.

Vopak es una almacenadora de petróleo, gas y químicos que opera en todo el mundo, y México no es la excepción; considera que una vez que el precio del crudo se recupere, las necesidades de almacenaje aumentarán y quiere estar presentes para aprovechar cualquier oportunidad.

En tanto, Rabobank es una de las instituciones financieras más grandes de Holanda, y aunque tiene cierta presencia en México, su objetivo es llegar con más fuerza, al enfocarse sobre todo en las pequeñas y medianas empresas del campo, sector en el que es especialista y que espera atender, dado el descuido en que lo tienen los bancos locales.

Presencia tulipán

Si bien las firmas Unilever (bienes de consumo) y Royal Dutch Shell tienen condición de ser angloholandesas, constituyen la principal avanzada de los negocios del país europeo en México.

Otra firma holandesa de gran calado en el país es Philips, fabricante y vendedor de equipo electrónico. La empresa tiene casi una docena de plantas de manufactura en México.

La cervecera Heineken es quizá la holandesa más visible con su participación en Femsa. En finanzas se cuenta al banco Rabobank y en moda a C&A. En total, casi 2 mil empresas holandesas hacen negocios en México.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.