Recorte frena programa de complejos culturales de Sectur

Los centros turísticos culturales Teotihuacán, Chichén Itzá y Palenque serán detenidos y guardados, ya que no recibirán ningún recurso económico durante 2017.
Teotihuacán, entre los lugares más visitados
Teotihuacán (Notimex)

Ciudad de México

En 2014 el gobierno federal anunció con gran revuelo dentro de su Plan Nacional de Infraestructura (PNI) la creación de tres centros turísticos culturales (Teotihuacán, Estado de México; Chichén Itzá, Yucatán, y Palenque, Chiapas) con una inversión total de casi 8 mil millones de pesos; sin embargo, ante el recorte presupuestal del próximo año, estos proyectos emblemáticos fueron olvidados.

De acuerdo con el proyecto de presupuesto de egresos 2017 para la Secretaría de Turismo (Sectur), estos complejos serán detenidos y guardados, no recibirán ningún recurso económico.

La última inyección de capital que había realizado la autoridad para los tres proyectos fue en 2016, cuando destinó 3 millones de pesos para estudios de preinversión, con los cuales se buscó el terreno adecuado y se hicieron trabajos en determinación de suelo.

La Sectur con base en su presupuesto señaló que para el próximo año no tendrá los recursos económicos para continuar con esta labor de evaluación y en su caso iniciar la construcción de los complejos culturales ubicados en Teotihuacán, Chichén Itzá y Palenque.

La inversión de estos proyectos se inició en 2015, con un monto solo de 20 millones 750 mil pesos, de los cuales se llevó la mayor tajada Teotihuacán, con 7 millones 750 mil.

En la presentación del PNI en 2014, el gobierno federal afirmó que la industria turística requería de “infraestructura que permitiera reposicionar al país con desarrollos y productos que promuevan la conservación del patrimonio que le da identidad, además de contar con productos diversificados, diferenciados y de calidad que revaloren las zonas arqueológicas íconos de nuestras culturas ancestrales”.

Recientemente, el titular de la Sectur, Enrique de la Madrid, confirmó que para continuar con los crecimientos en la llegada de turistas internacionales se requería nuevos productos, diversificar al país y no depender en su totalidad de las playas.

Los complejos culturales serían de baja densidad; es decir, de un número limitado de construcciones hoteleras y otro tipo de edificios, además de que se desarrollarían con base en las reservas territoriales disponibles.

En el caso de Teotihuacán, se estipulaba que fuera el de mayor inversión, con una cifra de 4 mil 180 millones de pesos, en un terreno de mil hectáreas. El segundo proyecto de mayor importancia era el de Chichén Itzá, con una extensión de mil hectáreas y recursos por 2 mil 375 millones de pesos.

Para Palenque, en Chiapas, se proyectaba una inversión de mil 270 millones de pesos y un terreno de mil 46 hectáreas.

 

MCM