¿Por qué el precio del petróleo no deja de caer?

Una excesiva oferta y una disminución en el consumo del petróleo ha llevado a los precios a su nivel más bajo en años; países que dependen de la venta del crudo sufren las consecuencias.
Unidad de bombeo de petróleo.
Una unidad de bombeo de petróleo. (Reuters)

Ciudad de México

Los precios del petróleo no dejan de caer y aunque a muchos el tema les provoca insomnio, hay otros tantos que no terminan de entender la relevancia del tema para México y su vida diaria.

De entrada hay que pensar en que el 30 por ciento del presupuesto del gobierno mexicano depende de las exportaciones petroleras. Esto significa que de cada 100 pesos que el gobierno gasta en seguridad, salud, sueldos, escuelas, etcétera, 30 pesos se obtienen de la venta del petróleo en el extranjero.

Un menor precio del petróleo significa que México tendrá menos dinero para gastar y entonces o busca otra forma de conseguir dinero (pedir prestado, poner más impuestos, etcétera) o se aprieta más el cinturón.

Por esta sencilla razón, la caída en los precios internacionales del crudo es algo que le afecta a México y mucho. Ahora bien, ¿por qué el precio de lo que muchos llaman el “oro negro” está tan bajo? Existen muchas razones, pero algunas de las principales son:

Se compra menos. Los problemas económicos de grandes países como China, la India y los integrantes de la Unión Europea provocaron que compren menos petróleo, pero la mayoría de los países que venden petróleo siguen produciendo la misma cantidad. Una baja demanda y una producción que se mantiene alta provoca que el precio baje.

China que es el principal consumidor de petróleo del mundo, seguido sólo de Estados Unidos, incluso están exportando más materias primas porque enfrentan una oferta excesiva, lo que es señal de que su economía no está creciendo lo suficiente.

Se sigue sacando petróleo. A pesar de la disminución en las compras de petróleo, los grandes productores a nivel mundial siguen sacando de sus pozos la misma cantidad de crudo.

La producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) es de más de 30 millones de barriles por día (bpd), lo que está entre 0.5 y 2 millones de barriles de petróleo por encima de la demanda.

¿Por qué no producen menos?

Los ingresos de los doce países que integran la OPEP (Argelia, Angola, Ecuador, Irán, Irak, Kuwait, Libia, Nigeria, Catar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela) dependen en gran medida del petróleo y bajar producir menos implica tener menos recursos económicos para sus gobiernos.

En el caso de Arabia Saudita, principal exportador mundial de petróleo, el 70 por ciento de sus ingresos públicos dependen de sus exportaciones de crudo. Producir menos petróleo no es una opción para estos países, que prefieren vender mucho a bajos precios que vender poco a precios altos.

De acuerdo con analistas del sector, se espera que los precios del petróleo regresen a un punto de equilibrio en 2016, debido a una posible recuperación de la economía de Estados Unidos y de China.

Cuestiones políticas

Teherán, capital de la República Islámica de Irán, espera que el organismo supervisor nuclear de Naciones Unidas confirme que ha restringido su programa atómico, lo que allanaría el camino para descongelar miles de millones de dólares en activos y poner fin a los vetos que han golpeado sus exportaciones de petróleo.

Teherán planea elevar sus exportaciones en 500 mil barriles de petróleo por día (bpd) tras la remoción de las sanciones que enfrenta y aumentar gradualmente sus embarques en el mismo volumen, lo que exacerbaría la sobreoferta del combustible que ha causado un derrumbe del 70 por ciento del mercado desde el 2014, por debajo de 30 dólares por barril.

Con información de Agencias.