Subsidio a gasolinas triplicaba recursos de Prospera

Absorber fluctuaciones de precios en las gasolinas implicó subsidios que alcanzaron hasta 300 mil mdp en 2008, esto representó 3 veces el presupuesto de Prospera y 4 el del Seguro Popular.

Ciudad de México

De acuerdo con datos del gobierno federal, la práctica de absorber fluctuaciones de precios internacionales en las gasolinas implicó subsidios ineficientes y de cantidades onerosas que alcanzaron, por ejemplo, 300 mil millones de pesos en 2008, lo que representó tres veces el presupuesto destinado para el programa Prospera, cuatro veces mayor que el monto aprobado para el Seguro Popular, 600 por ciento más que el presupuesto de la Secretaría de la Defensa Nacional y 800 por ciento más que la partida destinada al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología en dicho periodo.

TE RECOMENDAMOS: Pemex dejó de producir 121 mil barriles diarios

La recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios registró números rojos entre 2006 y 2014, lapso en que sumaron 1.1 billones de pesos en subsidios a los combustibles y de los cuales 90 por ciento se registró durante el sexenio de Felipe Calderón.

Para 2013 y 2014 se subsidiaron 114.9 mil y 39.9 mil millones de pesos respectivamente y en los tres años siguientes se presentan números negros con un promedio de 200 mil mdp en ingresos recaudados.


200 mdp de subsidios al día

Sobre la inminente alza a los combustibles, el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, afirmó que el incremento no tiene que ver con la reforma energética, sino con las finanzas públicas, ya que era insostenible para el gobierno federal seguir manteniendo costos bajos.

Explicó que por cada día que se mantiene el precio de la gasolina un peso por abajo de lo que cuesta, con todos los elementos que entran en la estructura de la etiqueta, se aplican 200 millones de pesos de subsidio.

“Un año que mantenga yo el subsidio en pesos, me cuesta más o menos 72 mil millones. Eso es casi el programa de Prospera, es más que el programa del Seguro Popular”, detalló.

“Si hubiéramos querido mantener nuestro presente artificialmente bajo, el costo en finanzas públicas hubiera sido muy importante. De hecho, uno de cada cinco pesos, históricos, de todo lo que México debe en requerimientos financieros del sector público, se explica por decisiones en el pasado reciente de mantener artificialmente bajo el precio de gasolina, no teníamos la capacidad de hacerlo”, precisó Meade.

El funcionario federal explicó que en el pasado se mantuvieron precios artificialmente bajos con un gran costo, porque México tenía una plataforma petrolera mucho más grande y gracias a los excedentes que se generaban, que fueron mucho más importantes.

TE RECOMENDAMOS: 'Gasolinazo' encarecerá canasta básica: comerciantes


“Pero eso ya no está presente, y ahora lo que corresponde hacer es ser responsable, cuidar las finanzas públicas, pues eso le da a la economía mexicana muchos mejores elementos de certeza ante la incertidumbre que habrá”.

Meade afirmó también que el alza en el precio de los combustibles a partir del próximo 1 de enero no tiene por qué impactar en el costo del transporte público.

“La razón es porque existe un estímulo para el transporte público formal que le permite acreditar contra su pago de impuestos, el IEPS que se cobra al diésel, y eso quiere decir que ese elemento de apoyo, que estaba presente antes y que se mantendrá, ha permitido absorber los incrementos sin que impacte a la estructura de precios, por lo que no tiene por qué aumentar”, detalló.

MCM