Se mantiene precio de uva; bajan ventas

Los precios oscilan entre los 42 y 50 pesos por kilo. 

Monterrey

En diferentes supermercados y mercados de abastos de la localidad, vendedores aseguran que no se ha registrado aumento en el precio de la uva; sin embargo, esto también se debe a que al parecer se está perdiendo la costumbre de consumirla en los últimos minutos del año.

Aunque hasta el momento los precios se han mantenido estables, sin sobrepasar los 42 pesos por kilo, los comerciantes recomendaron no esperar al día último para adquirir la tradicional fruta, ya que los precios podrían aumentar considerablemente.

Al ser cuestionados sobre las ventas de uva en estos días, vendedores de diferentes locales comerciales aseguraron que ha sorprendido cómo se ha perdido el interés por comprarla. Llegaron a asegurar incluso que se ha perdido la tradición.

"Antes para estos días ya hubiéramos vendido muchísima uva. Ahorita no hemos vendido casi nada, y de hecho está bien raro porque tenemos de diferentes tipos de uva".

¿Podría ser que mañana se incrementen las ventas?

Sí, a lo mejor. Sí pasa mucho eso, que se esperan hasta el último día, pero pues el precio puede subir y se estarían arriesgando mucho.

Otros comercios han optado por incluir a dicha fruta en paquetes de promociones, acompañándolas con botellas de vino y demás bebidas alcohólicas. Otros, acomodándolas ya en racimos de 12 uvas (como se acostumbra repartir por persona tradicionalmente).

En la mayoría de los puntos de venta el precio de la uva fluctúa entre los 42 y 50 pesos por kilogramo, pero hay lugares en donde sube hasta los 80 o 100 pesos. Esto ocurre sobre todo en los grandes supermercados.

Clientes entrevistados explicaron que el precio de la uva sí es un factor que los disuade de comprarla; sin embargo, también se debe a que no lo consideran ya una tradición que les interese continuar.

"Sí está cara, y claro que sube en estos días pero no hay necesidad de comprar uvas. En mi casa no es una tradición que tengamos, y luego las compras, salen bien caras y ni se las comen y terminan todas mordidas y tiradas. Si acaso compramos unas nada más para decoración o como botana, pero comprar doce por cada persona de la familia se me hace algo excesivo", comentó Adriana Robles, quien realizaba compras para preparar la cena de Año Nuevo de su familia

.Asimismo, hubo quienes sí consideraron de suma importancia comprar la fruta y cumplir con la tradición sin importar el costo de ésta o que fuera a desperdiciarse una cantidad importante.

"(El precio) no importa, es tradición para nosotros, para todos los mexicanos. Ya sabemos que sube mucho en estas fechas, no debe ser sorpresa y ya lo tenemos considerado. Es lo padre de estas fechas, todas las tradiciones que tenemos y sí es algo que hemos estado haciendo desde que éramos chiquitos con nuestros papás pues no tenemos porque dejar de hacerlo ahora.

"Sólo hay que buscar en donde está más barato, claro que hay lugares donde las ponen más caras, y pues como en todo, hay que ir comparando precios", comentó otra compradora.