Qué caro está el limón

En la primera semana de marzo, el precio del kilo del limón superó los 40 pesos; comerciantes y consumidores enfrentan días sinsabor.
El precio del kilo de limón tuvo un incremento en la primera semana de marzo.
El precio del kilo de limón tuvo un incremento en la primera semana de marzo. (Liliana Cavazos)

Ciudad de México

En el mercado 2 de abril de la colonia Guerrero, el cajón con limones en el puesto de Erasmo Villa ya está listo. Es menos producto que en días anteriores; hoy el marchante solo le compró un guacal de limones con semilla a su proveedor; a principios de año compró hasta cuatro cajas de madera.

El primer cliente del día es un hombre de complexión robusta que recién compró dos bolsas de chicharrón en el área de carnes frías.

“Llevamos como dos semanas así, que el precio del limón sube mucho. Ya hoy voy a pensar si mañana surto o no limón porque no conviene mucho”

-¿A cuánto el limón?- pregunta; Erasmo responde –hoy como ayer, a 40 pesos el kilo-. El cliente hace una mueca y sin decir nada se retira.

“Llevamos como dos semanas así, que el precio del limón sube mucho. Ya hoy voy a pensar si mañana surto o no limón porque no conviene mucho”, dice Erasmo Villa en entrevista con Milenio Digital.

El comerciante comparte que dos semanas atrás el precio del kilo de limón verde con semilla estaba entre los 25 y 30 pesos, cifra que ya sus clientes consideraban como elevada.


Erasmo Villa. Foto: Liliana Cavazos.

Al cierre de la primera semana de marzo, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) publicó en el programa ‘¿Quién es quién en los precios?’ que el precio máximo al que podía llegar el kilo de limón con semilla es de 59.90 pesos, es decir 7.39 pesos menos que el salario mínimo diario del área geográfica A (67.29 pesos).

El precio promedio –dice la dependencia- es de 45.98 pesos. Erasmo lo vende 5 pesos más barato.

Diana Covarrubias visita el local de Erasmo; sin preguntar el precio se va directo a la caja de limones y comienza a seleccionar.

“Los clientes que lleguen primero y alcancen limón pues van a disfrutar más el taco”

“Mira”, dice al tiempo que muestra un pequeño limón de corteza lisa “cuando escojas limones no te tienes que fijar en el tamaño, bueno, también, pero lo más importante es que cáscara no éste porosa, son los que tienen más jugo”.

Concluye la selección de 5 limones y los pone en una bolsa. Erasmo pesa el producto y hace un cálculo. “Son 8 pesos”, dice al tiempo que hace la suma de todos los productos que lleva Diana. “Ya sé que es caro el limón, por eso nada más compro poquitos para darle sabor al caldo” y se limita a responder con una carcajada al preguntarle sino compra mas para preparar una limonada.

En el local contiguo ésta Héctor Peralta; también vende el limón a 40 pesos el kilo y tiene una teoría de porqué se encareció el producto.

“Es por todo lo que está pasando en Michoacán, no dejan salir el producto o les cobran más; tampoco es temporada, pero el año pasado en estas fechas nunca llegó a 40”, dice.

Platica su teoría al tiempo que sus compañeros comerciantes entran en la charla y suman dichos al rumor “es por el crimen organizado”, “le cobran a los productores”, “dicen que está muy feo por allá”.

En la Profeco, Lorena Martínez, titular de la dependencia, descartó el rumor, y explicó que el encarecimiento del producto tiene relación con dos factores: es temporada baja de producción, y la plaga “dragón amarillo” que afectó 40 mil hectáreas.


Héctor, el comerciante, comparte que la otra alternativa es traer limón amarillo porque es cinco pesos más barato “el problema es que la gente busca el limón con semilla, el verde, el amarillo no todos lo compran”.

Fernando también ya piensa en comprar otro tipo de limón. Es un taquero que atiende un puesto callejero afuera del Museo Franz Mayer en donde se venden tacos de longaniza y carnitas. Aquí el limón es el complemento clave de éstos tacos de doble tortilla y grueso relleno.

“Es menos que otros días, y bueno, ya cuando se te termina pues ni modo, el taco va sin limón”, dice Fernando. Su compañero lo interrumpe y le dice “es que no quieres comprar del otro limón, del amarillo”; el hombre responde “aquí pura calidad, aunque éste caro, pero siempre es así, siempre hay algo más caro, en veces es el aguacate, en veces la tortilla”.

“Los clientes que lleguen primero y alcancen limón pues van a disfrutar más el taco”, comparte.

Al otro extremo del Centro de la Ciudad de México, afuera del Metro Salto del Agua y a un costado de la avenida Arcos de Belén, está Marco Antonio Ibarra atendiendo un puesto de tacos de suadero y bistec.

Marco Antonio Ibarra. Foto: Liliana Cavazos.

En un refractario de vidrio tiene unos 30 limones que va partiendo a la mitad a medida que el cliente lo solicita.

“Es un precio extraordinario, yo soy taquero desde hace 20 años, no le podemos negar el limón al cliente, me duele ahora que esta tan caro que si hay de repente uno que otro cliente que abusa”, comparte.

Su cálculo estimado es de medio limón por taco. Si el cliente compra una orden de 5 tacos el complemento en limones es de dos y medio; de acuerdo a lo que vendió Erasmo, el marchante del mercado 2 de abril, Marco Antonio ofrece como complemento 4 pesos de limones, pero resiste a no subir el precio del taco y mantiene desde el año pasado el costo de la orden de 5 en 20 pesos.

Cuando termina de despachar una orden de tacos saca un libro y lo muestra ‘Curación con limón, de Johan Sebastian’.

“Parece cosa hecha adrede, me acaban de regalar este libro. Hoy todo mi día gira en torno al limón, es de lo que más he hablado hoy”, comparte.

La trayectoria del precio

Al 6 de marzo, el cálculo que hace Profeco mediante ‘¿Quién es quién en los precios?’, el precio promedio de un kilo de limón con semilla es de 46.05 pesos, y de un kilo de limón sin semilla es de 41.95 pesos.

De acuerdo al cálculo de Profeco, en la primera semana de marzo el promedio del precio más barato del kilo de limón con semilla fue el día 4 a $46.61.

En febrero, el promedio del precio del kilo de limón comenzó en 19.90 pesos y terminó en 42.49 pesos; en enero el arranque fue de 19.90 pesos y el día último del mes, el precio se calculó  en 22.74.