• Regístrate
Estás leyendo: Postal desde... Castel Gandolfo
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 09:29 Hoy

Postal desde... Castel Gandolfo

En un pedestal rocoso sobre las aguas turquesas del Lago Albano, se encuentra Castel Gandolfo, a solo 19 kilómetros de Roma, o un viaje en helicóptero de 10 minutos desde el Vaticano, durante generaciones ha sido la residencia de verano del papa.<

1 / 2
Publicidad
Publicidad

El Vaticano compró el palacio papal hace 400 años y fue uno de los lugares de descanso favoritos del papa Juan Pablo II y el primer refugio para el papa Benedicto XVI, quien rápidamente viajó a ese lugar después de su sorpresiva dimisión en 2013.

Sin embargo, a diferencia de sus predecesores, el papa actual, conocido por su estilo de vida sin lujos, anunció que no va a tomar vacaciones en la lujosa residencia y mantiene su palabra: el pontífice argentino jamás ha pasado más de un día allí, y nunca una noche.

En marzo de 2014 permitió que los turistas y los peregrinos entraran a los jardines de la residencia, una franja de kilómetro y medio de fuentes, jardines bien cuidados, olivos, bosques y hasta un anfiteatro romano. Y el fin de semana pasado, mantuvo su política de puertas abiertas al lanzar el servicio de tren que opera Ferrovie dello Stato (FS), la compañía ferroviaria estatal, desde el interior de los muros del Vaticano hasta el lugar de descanso en la cima de colina.

Durante el viaje, que se realiza a lo largo de una hora, el tren pasa a través de las antiguas ruinas del acueducto romano, en la parte sur de la capital y a lo largo de viñedos y olivos.

Los trenes especiales recorren desde la pequeña estación de mármol a pocos pasos de la Basílica de San Pedro, que viaja en la red ferroviaria más pequeña del mundo con una sola vía de menos de 300 metros dentro del estado Vaticano, que utilizan principalmente trenes de carga y en muy pocas ocasiones, los papas.

Una vez que llegan los visitantes a Castel Gandolfo, pueden entrar a las habitaciones en el primer piso, alguna vez utilizadas como oficinas y laboratorios del observatorio del Vaticano y que recientemente se convirtieron en un museo que representa los 500 años de esplendor y gloria de reinado papal.

Cuentan con una galería con retratos de 51 pontífices, a partir de Julio II, de la noble familia Della Rovere, hasta el actual papa Francisco, “felizmente reinante”, como se puede leer en una placa debajo del lienzo. En otras partes, hay otros objetos curiosos en exhibición, que van desde estolas litúrgicas que datan del siglo XVIII hasta un escrito en bronce que perteneció a Pio IX.

Si bien los apartamentos privados del papa permanecen cerrados al público, los visitantes pueden recargarse en el pequeño balcón y ventana que dan al patio y a la plaza de la ciudad respectivamente desde donde todos los papas, hasta Francisco, utilizan para dirigir la oración del “Angelus” los domingos durante los meses de verano. La limusina BMW que utilizaba Juan Pablo II para trasladarse a los alrededores durante sus vacaciones de verano está estacionada en uno de los rincones del patio.

La visita al palacio se corona con el acceso a una enorme terraza panorámica, que tiene vistas a lago volcánico de Albano y a las colinas circundantes. El área, conocida como I Castelli (“los castillos), es un destino popular para la gente local gracias a su buen vino y comida, y a su posición, ideal para huir de la ciudad durante las olas de calor del verano.

Los turistas que visitan Castel Gandolfo también pueden acceder a las 55 hectáreas de tierras papales con otras dos propiedades, las ruina de la villa del emperador Domiciano, así como espléndidos bosques y jardines, incluyendo uno dedicado a las magnolias y otro a las rosas.

También hay una granja orgánica con jardines de frutas y colmenas, así como vacas y aves, que provee al Vaticano, y una pequeña tienda que diariamente se surte con productos lácteos y vegetales frescos.

Desde el siglo XVII, el palacio siempre fue una residencia privada, abierta exclusivamente al pontífice y a su séquito, con la rara excepción en 1944 cuando casi 12 mil personas encontraron refugio en las diferentes villas de la propiedad después de que la Batalla de Anzio hizo que el área fuera una zona de guerra. Cerca de 40 bebés nacieron dentro de sus muros en los siguientes meses.

En el viaje inaugural de tren, los funcionarios el Vaticano y la prensa viajaron en vagones históricos de las décadas de los 20 y 30, a todos los llevaba una máquina de motor de vapor alimentado por carbón que data de 1955.

El tren, que pertenece a la Fondazione FS, una fundación de patrimonio de la compañía de ferrocarriles, incluyó vagones de madera y un compartimento presidencial que utilizó el papa Juan XXIII en 1962 antes del Concilio Vaticano II.

Los nuevos viajes en tren se realizarán en trenes modernos con aire acondicionado, aunque los turistas con dinero pueden reservar trenes que pertenecen a la colección de FS Heritage, disponible para recorridos y ocasiones especiales.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.