¿Qué es la política monetaria del Banco de México?

El tipo de cambio, el alza de precios y las tasas de interés están relacionados con la política monetaria el control de estas variables puede procurar parte de la estabilidad económica.
El Banco de México
El Banco de México (Especial )

Ciudad de México

En las últimas semanas el término “política monetaria” tomó fuerza, incluso se puede convertir en un concepto que forme parte de la vida cotidiana y, por lo tanto, necesario de entender.

El tipo de cambio del peso frente al dólar, la velocidad con que suben los precios de los bienes y servicios que usamos todos los días están relacionados con la política monetaria. A este efecto de alza de precios se le conoce como inflación.   

El jueves el Banco de México emitirá su anuncio de política monetaria la cual tiene especial relevancia.   

¿Qué es la política monetaria?

Gabriela Siller, directora de análisis en Banco Base, explicó que la política monetaria tiene que ver con:

- El manejo del dinero que circula en el país (la liquidez). Según la liquidez, el Banco de México puede decidir restringir o poner más dinero en circulación.

- El manejo de las tasas de interés, esto es la referencia para calcular el rendimiento que obtiene un inversionista por ahorrar su dinero en instrumentos gubernamentales.

- El control de la inflación, que es el aumento sostenido y generalizado de los precios de bienes y servicios. Si escasea un producto, es normal que su precio suba.

La suma de estos tres factores contribuye al crecimiento de la economía, dijo la experta.

¿Cuál es la importancia de la política monetaria?

Considerando que la política monetaria es el conjunto de acciones para controlar la inflación, se puede decir que el objetivo es procurar la estabilidad económica de un país a partir de distintas variables.

En Estados Unidos, por ejemplo, dicha política se considera en función de los datos del empleo y la inflación.

En México las decisiones de política monetaria están enfocadas a garantizar el poder adquisitivo del peso a partir del control de la inflación y del seguimiento del tipo de cambio.

En la actual coyuntura, las decisiones de política monetaria han evitado los “choques” en el tipo de cambio, agregó José Luis de la Cruz, director del Instituto del Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

¿De quién depende la política monetaria?

De la Junta de Gobierno del Banco de México, conformada por el gobernador y cuatro subgobernadores.

¿Cuáles son los puntos clave a considerar para entender el informe de política monetaria?

José Luis de la Cruz enlistó cuatro variables.

- El análisis del Banco de México sobre economía en general, la del entorno global y la de México.  

- Las expectativas de la meta de inflación, porque es responsabilidad del Banco de México mantener este indicador en la meta objetivo, que en este caso es de 3.0 por ciento.

- Las decisiones sobre las tasas de interés (los rendimientos al ahorro).

- Las expectativas en el tipo de cambio.

¿Por qué la política monetaria del próximo jueves es relevante?  

El director del Instituto del Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico explicó que en este informe se debe empezar a identificar si la volatilidad del tipo de cambio es “transitoria” o empieza a ser “una variable estructural”.

Es decir, si nos tenemos que acostumbrar a ver que el dólar en los bancos puede subir todos los días o si regresará a niveles más bajos.

La semana pasada el dólar interbancario alcanzó máximos históricos al cotizar hasta en 16.63 pesos. En enero de este año el tipo de cambio se ubicó en 15 pesos.

De la Cruz y Siller explicaron que la volatilidad aumenta en la medida que crece la posibilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) aumente sus tasas de interés.

¿Qué tiene que ver la Reserva Federal de Estados Unidos en la política monetaria de México?

Las decisiones de la FED impactarán a México y el reto de los países. Después de la crisis financiera internacional de 2008 y sus efectos, el gobierno de Estados Unidos inyectó a su economía “estímulos monetarios”, adquirió deuda para poner más dinero en circulación con la finalidad reactivar la economía, generar empleos e incentivar el consumo.

Cuando se anticipó la mejoría de este país, la FED decidió que a partir de enero de 2014 empezaría a retirar estímulos monetarios de manera gradual, lo cual sacudió a todos los países. Eso significaba que los capitales buscarían regresar a Estados Unidos por mejores rendimientos.

Con esta recuperación, la FED también anticipó un alza en las tasas de interés en 2015, que no ha ocurrido. Pero se espera que este movimiento ocurra en septiembre próximo.