En pobreza extrema 460 mil jaliscienses

En el estado hay más de 1.5 millones sin acceso a una alimentación adecuada.

Guadalajara

El secretario general de Gobierno, Arturo Zamora Jiménez señaló que de los cerca de siete millones 700 mil jaliscienses, 5.8 por ciento están en pobreza extrema y  20 por ciento no tienen acceso a una alimentación adecuada.

Durante la inaugura del Seminario Internacional de Seguridad Alimentaria en un contexto de alta volatilidad de precios de alimentos y baja productividad en América Latina y El Caribe que se desarrolla en Expo Guadalajara, Zamora Jiménez advirtió que no hay igualdad entre los individuos si no se garantiza una alimentación sana.

“No se puede alimentar a los hambrientos sólo con estadísticas, coincidimos en estos tiempos que no se pueden resolver los problemas de hambre en el mundo ni con números, ni con estadísticas ni solamente con decretos que reformen o modifiquen las normas o las reglas del juego”.

Durante su discurso, el funcionario estatal dijo que de acuerdo a estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), más de 800 millones de personas en el mundo, esto es, uno de cada ocho seres humanos, carece de una alimentación que permita llevar una vida saludable, productiva y activa.

“En este contexto, el gobierno federal y las entidades federativas nos hemos decidido a poner bandera blanca en las comunidades que por años y años han estado en el abandono. Y en Jalisco En Jalisco, como en todo el mundo, ha afectado el cambio climático y los altos costos de la productividad.

Zamora Jiménez dijo que reconocen las presiones económicas, el crecimiento de la población y en muchos casos lo que ocurre en gran parte de este continente: la pobreza extrema en muchos de los países, “y el hambre es el primer síntoma de la pobreza”, subrayó.

“De acuerdo con estimaciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), al 2012, el 5.8 por ciento padecen pobreza extrema y más de 20 por ciento no tiene acceso a una alimentación adecuada”.

Para el funcionario estatal, las amenazas están identificadas: la volatilidad de precios, el cambio climático, la baja productividad en el campo, el alto costo de la energía y las crisis económicas. “El problema de hambre genera una cadena de consecuencias”.