Plan de desarrollo se puede quedar en buenos deseos: especialista

El economista Marco Antonio Pérez Valtier mencionó que mientras no se modifiquen las políticas económicas y se busque generar condiciones para la inversión, el plan

Monterrey

Mientras no se modifiquen las políticas económicas del estado y se busque la manera de generar condiciones propicias para la inversión, los anuncios hechos por el Gobierno en su plan de desarrollo económico son únicamente buenos deseos, a decir del economista Marco Antonio Pérez Valtier.

En entrevista, el socio de Pérez Góngora y Asociados explicó que el estado necesita instrumentos bien sustentados para hacer estos logros.

"Pero son ejercicios que se marcan que se deben de realizar. Hay que recordar que a nivel estatal, el sector público (en este caso el gobierno) tiene pocos elementos para impulsar a la economía. [...] Esto se puede quedar en puros buenos deseos", insistió.

En concreto, las propuestas hechas son buenas pero son más bien "caricatura", sobre todo los supuestos incentivos que busca ofrecer la autoridad a las empresas que quieren o busquen invertir en la entidad.

Sobre todo si se considera que el gasto que quiere hacer el estado en este tema es mínimo, si se considera contra el Producto Interno Bruto (PIB) de la entidad.

Incentivos como los que se ha propuesto ofrecer la administración actual, como descuentos del Impuesto Sobre la Renta (ISN) o reembolso, o la creación de fideicomisos, no son atractivos para las grandes empresas que buscan donde asentarse en México.

Lo ideal, insistió Pérez Valtier, son incentivos como los que se le ofrecieron en su momento a Kia Motors (con cifras que rondan los mil millones de dólares), aunque este tipo de incentivos hayan sido altamente cuestionados por la ciudadanía y la actual administración.

"En cuanto a estímulo, como el Impuesto Sobre Nómina, en grandes inversiones esto no pinta. En verdad bajar un 3 por ciento de la nómina, que normalmente es un 20 por ciento del total, ni siquiera llega a hacer un impacto.

"No son cifras para incentivar a que alguien llegue; tendrían que ser cosas como las que se le dieron a Kia. Que fueron miles de millones y que pudieran ser eventualmente algo atractivo, pero a nivel de política económica, lo que hace el Gobierno del Estado es una caricatura", aseguró el especialista en finanzas públicas.

Las metas que se ha impuesto el gobierno en cuanto a crecimiento y captación de inversión son "buenos deseos", sobre todo si se considera que la entidad está envuelta en un escándalo por el caso de Kia Motors, a quien se le quieren retirar los incentivos y estímulos ofrecidos por la anterior administración cuando se firmó el contrato, agregó Pérez Valtier.