Por robos, Braskem-Idesa pierde 1 mdd en 6 meses

Registra el hurto de mil toneladas de polietileno en 14 asaltos; el problema, la "ordeña" de ferrotolvas, señala directivo de la firma.
La planta petroquímica en Nanchital opera ya a 75% de su capacidad.
La planta petroquímica en Nanchital opera ya a 75% de su capacidad. (Nelly Salas)

México

A casi seis meses de entrar en operación, el complejo petroquímico Braskem-Idesa en Nanchital, Veracruz, enfrenta problemas de inseguridad, pues el robo de cargas asciende a un millón de dólares.

Roberto Bischoff, director general de la planta, mencionó que no es algo absurdo, pues les ha requerido invertir en seguridad adicional; “tenemos ahora escoltas en el tránsito de la planta al puerto en las cargas para exportación”.

En total son 14 robos desde el inicio de operaciones, que equivalen a mil toneladas de polietileno, el principal problema es la ordeña de ferrotolvas; “sales con 100 toneladas y llegas con 95”.

En ese sentido, se está trabajando mucho con las autoridades locales para mejorar la seguridad en el tránsito de camiones por las carreteras y con Ferromex para lo de las ferrotolvas.

Aseguró que siempre por política empresarial realizan la denuncia de los robos, para la cobertura de los seguros

“El momento que vive Veracruz no es el mejor, hemos sentido la reacción de las autoridades, han tenido juntas en Coatzacoalcos que es una respuesta a los pedidos de los empresarios”.

Señaló que para Braskem-Idesa el incremento en su costo para seguridad todavía no es preocupante, pero sí es innecesario.

Y es que no solo es una afectación a escala industrial, sino también personal, ya que sí se observa un aumento en secuestros y extorsiones.

Sin embargo, se confía en que el gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, maneje de la manera más adecuada la seguridad. “Ha demostrado un compromiso con generar condiciones para que las inversiones locales se puedan desarrollar en la región y seguir creciendo”.

Hace algunos días el presidente de la Asociación Nacional de la Industria Química, Patricio Gutiérrez, denunció que los problemas derivados de la inseguridad en algunas ciudades del país han llegado a niveles insostenibles, poniendo en riesgo no solo la viabilidad de las operaciones, sino también la integridad del personal de las empresas.

Aunque “la inseguridad es nacional, sí hemos visto un incremento en el polo petroquímico de Coatzacoalcos”, reconoció.

Viento en popa

Bischoff comentó que la planta alcanzó a operar a 75 por ciento de su capacidad en agosto y septiembre.

Detalló que en a octubre pactaron con Pemex un paro de dos semanas para arreglar unas condiciones operativas que quedaron pendientes durante la construcción, por lo que hubo un recorte del abasto del etano.

Se espera que el año que viene ya esté al ciento por ciento; es decir, que se llegue a la meta anual de un millón de toneladas de polietileno, de las cuales se prevé que 60 por ciento se quede en el mercado interno.

En meses pasados el consorcio brasileño-mexicano dijo que arrancó con más de 300 clientes, gracias a su trabajo de premarketing, lo que facilitó en gran medida el inicio de operaciones; se prevé que en dos años la firma pueda tener alrededor de 50 por ciento del mercado, ya que será el mayor productor de polietileno en el país.