Los petroleros de EU buscan limitación de importación de crudo

La Iniciativa para la Reducción de Importación de Panhandle comenzó una campaña para tener cuotas de todos los proveedores extranjeros, con excepción de Canadá y México.
Refinería petrolera en Texas, Estados Unidos.
Refinería petrolera en Texas, Estados Unidos. (Shutterstock)

Nueva York

Meses después de que la industria de energía de Estados Unidos logró eliminar una prohibición de exportación de petróleo, un grupo de productores independientes quiere llevar la política un paso más adelante y reducir las importaciones de crudo.

La Iniciativa para la Reducción de Importación de Panhandle comenzó una campaña para tener cuotas de todos los proveedores extranjeros, con excepción de Canadá y México. Sus fundadores, petroleros de Texas y Nuevo México, dijeron que Arabia Saudita trata de hacer pedazos la industria y que es tiempo de responder.

“No es justo ni ecuánime cuando un país trata de que todos los productores individuales de EU se vayan a la quiebra”, dijo Tom Cambridge, productor petrolero en Amarillo, Texas. “Lo que nos gustaría hacer es limitar las importaciones”.

La iniciativa surge dos años después de la primera caída del precio del crudo por debajo de 100 dólares por barril. A finales de 2014, Arabia Saudita y otros miembros de la OPEP decidieron mantener su nivel de producción a pesar de la caída de los precios, lo que llevó a la bancarrota a docenas de productores de EU.

Desde entonces, la participación de Medio Oriente en la oferta mundial de petróleo aumentó a 35%, la más alta desde la década de los años 70, de acuerdo con la Agencia Internacional de la Energía. El número de plataformas de perforación de petróleo de EU descendió 78% para llegar a 357, de acuerdo con Baker Hughes.

Estados Unidos desde hace poco importa 8 millones 100 mil barriles diarios de petróleo crudo, 11.2% por encima del año pasado.

“Si levantar la prohibición de las exportaciones logró los objetivos, ¿dónde están los nuevos o el aumento de puestos de trabajo? No”, dijo Daniel Fine, asesor de la iniciativa. “Esta es otra herramienta para apoyar a los productores nacionales de EU para que la gente regrese a trabajar, para terminar las condiciones de quiebras”.