Cae barril de Brent hasta los 45.23 dólares

El petróleo retrocedía un 4,6 % menos respecto al cierre de la jornada anterior, por lo que continúa su caída por el exceso de producción y una debilidad de la demanda.

Londres

El barril de crudo Brent para entrega en febrero volvió a caer hoy en el mercado de Londres al cotizar esta mañana en 45.23 dólares, la cifra más baja en más de cinco años.

El petróleo retrocedía en el Intercontinental Exchange Futures (ICE) después de las 07.30 GMT un 4,6 % menos respecto al cierre de la jornada anterior, por lo que continúa su caída por el exceso de producción y una debilidad de la demanda, según los expertos.

El Brent, de referencia en Europa, estaba a primera hora de hoy a 46.13 dólares, un 2,7 % menos que al cierre del lunes.

Según los analistas, las conjeturas sobre la posibilidad de que Estados Unidos aumente sus reservas de petróleo han empujado los precios a la baja, que el año pasado se depreciaron un 50 %.

Además, los precios empezaron la semana con fuerte tendencia a la baja después de que banco de inversión Goldman Sachs considerase que es posible que los precios no consigan recuperarse a corto plazo porque la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no parece dispuesta de momento a recortar la producción.

Desde mediados de 2014, los precios del Brent sufren una importante caída, pero ésta se ha acelerado con el comienzo de 2015 y los expertos creen que esta tendencia continuará, e incluso no descartan que lleguen hasta la barrera de los 40 dólares.

En la reunión semestral de la OPEP del pasado noviembre, los miembros de este cártel decidieron mantener los actuales niveles de producción, en torno a los 30 millones de barriles diarios.

De acuerdo con los analistas, este fuerte ritmo de oferta no corresponde con la compra de crudo por parte de los países consumidores, que han adquirido menos.

Los expertos han insistido en que miembros de la OPEP como Irán, Irak, Libia y Nigeria dependen de los ingresos del crudo para mantener en marcha el país, por lo que hace difícil que acuerden un recorte de la producción que ayude a esta caída.