• Regístrate
Estás leyendo: Petrobras busca terminar con la designación pólitica de puestos
Comparte esta noticia

Petrobras busca terminar con la designación pólitica de puestos

Muchos señalan que por medio de la práctica de estos nombramientos, diversos exejecutivos, políticos y contratistas conspiraron para extraer miles de millones de dólares en sobornos de la empresa estatal.

Publicidad
Publicidad

El nuevo jefe de Petrobras, la compañía petrolera brasileña que está en el centro del mayor escándalo de corrupción del país, se comprometió a terminar con los nombramientos políticos en los puestos administrativos del grupo.

El jueves por la noche el gobierno confirmó a Pedro Parente, ex director brasileño del grupo de agronegocios Bunge, como director de Petrobras, algo que se recibió como otra medida favorable al mercado por parte del presidente interino de Brasil, Michel Temer.

“Michel Temer dio una orientación muy clara... no habrá nombramientos políticos en Petrobras”, dijo Parente a los periodistas después de su designación como director ejecutivo. “Esto facilitó enormemente mi decisión (de aceptar la oferta de trabajo)”.

El nombramiento del experimentado hombre de negocios, quien también trabajó en diversos puestos burocráticos y ministeriales en otros gobiernos, se da después de la designación de otras figuras probadas en el mercado para altos puestos en el equipo económico de Temer.

El presidente interino, quien llegó al poder tras la suspensión de la presidenta de izquierda, Dilma Rousseff, en el proceso de juicio de la semana pasada, se comprometió a implementar un gobierno con más orientación a los inversores para reactivar la decaída economía de Brasil.

Muchos culpan del escándalo de Petrobras, en donde los exejecutivos conspiraron con políticos y contratistas para extraer miles de millones de dólares en sobornos de la compañía, a la práctica de la anterior coalición gobernante de colocar a designados políticos en el grupo.

A estas personas designadas se les dio la tarea de desviar fondos de la compañía a favor de sus amos políticos.

Miembros del partido de Temer, el Partido Movimiento Democrático Brasileño o PMDB, participaron estrechamente en esa práctica como antiguos aliados de la coalición con el Partido de los Trabajadores de Dilma Rousseff, de acuerdo con la investigación de Petrobras.

Parente va a reemplazar a Aldemir Bendine, ex director del Banco do Brasil, el mayor banco estatal del país, a quien Rousseff designó personalmente.

Lo contrataron para que realizara la tarea de estabilizar la compañía, que casi sufre una quiebra técnica después de que el escándalo la obligó a retrasar la publicación de sus cuentas de 2014.

El reto de Parente será reducir la deuda bruta de la compañía, que se encuentra en 450 mil millones de reales (126 mil 300 millones de dólares) a finales de marzo y que se estima es la más grande de cualquier compañía petrolera en el mundo.

La acumulación de una gran cantidad deuda se dio después del intento de Petrobras de buscar un gran programa de gastos de capital, incluso cuando el escándalo de corrupción minó la calidad de su inversión y el gobierno reprimía los precios de los combustibles para controlar la inflación.

Los requisitos del gobierno para que Petrobras utilice costosos equipos locales en sus inversiones y sea operador único de enormes campos petroleros en alta mar minaron más su balance. La dramática caída de los precios del petróleo fue la última gota, dijeron los analistas.

Moody’s Investors Service dijo que la compañía tiene suficiente dinero para poder pasar este año. Pero si las ventas de activos previstas se vienen abajo, podría necesitar de una recapitalización del gobierno equivalente a 2 por ciento del producto interno bruto de Brasil.

“La necesidad de apoyo soberano puede aumentar al empezar 2017 si la compañía no puede vender activos por valor de 14 mil 100 millones de dólares en 2016 y 21 mil millones de dólares en 2017, como tiene previsto”, dijo Moody’s.

Además de Bunge, Parente es presidente de la bolsa de valores brasileña, BM&F Bovespa. Ocupó también un puesto en el consejo de Petrobras en la década de 1990, durante el gobierno de Fernando Henrique Cardoso, a quien se le atribuye la apertura del sector petrolero de Brasil. Parente, de 63 años, trabajó además como jefe de gabinete de Cardoso.

126

mil 300 millones de dólares es la deuda bruta de la compañía que el director deberá reducir

2 %

del PIB de Brasil será necesarios para recapitalizar la empresa


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.