Peso mexicano sufre descalabro en enero

La moneda nacional perdió 5.41 por ciento frente al dólar, colocándose en la segunda divisa más depreciada entre las principales cruces de la moneda estadunidense.

Monterrey

El peso mexicano se depreció 5.41 por ciento durante el mes de enero convirtiéndose así como la segunda divisa más depreciada entre las principales cruces del dólar, según indicadores y análisis de Banco Base.

Entre los factores que determinaron esta depreciación destacan el recorte a las expectativas de crecimiento globales y pérdidas generalizadas en los mercados de capitales a nivel global. 

De esta manera, el peso mexicano perdió 93.1 centavos y se colocó en el segundo sitio entre las divisas latinoamericanas que más terreno perdieron frente al dólar.

El peso mexicano cerró el mes como la segunda divisa más depreciada, detrás del dólar neozelandés y como la segunda divisa más depreciada entre los pares latinoamericanos, solo por detrás del peso argentino. Durante varias sesiones, el tipo de cambio subió de forma acelerada como consecuencia de una caída de los precios del petróleo.

Según los indicadores reportados por Banco Base, el tipo de cambio registró nuevos máximos en siete sesiones, alcanzando un nivel nunca visto de 18.8024 pesos por dólar el 21 de enero, con lo cual el peso acumuló una depreciación máxima de 9.27 por ciento con respecto al cierre del 2015.

Banco Base, señaló que durante las últimas dos semanas de enero, el peso ganó terreno frente al dólar, ante un regreso temporal del optimismo y el apetito por riesgo a los mercados de capitales y de dinero. El peso también se recuperó por datos de México. Al cierre de 2015, el país creció por arriba de lo esperado por el mercado, expandiéndose a una tasa anual de 2.5 por ciento.

En las últimas dos semanas de enero, la mayoría de las divisas en el mercado cambiario mostraron una recuperación importante, ante un regreso temporal del optimismo y el apetito por riesgo a los mercados globales, comentaron analistas de Banco Base. 

Añadieron que esto estuvo impulsado por una recuperación parcial del precio del petróleo, ante rumores de una posible colaboración entre Rusia y la OPEP para recortar la producción de manera conjunta, aunque mencionaron que no existe ningún plan formal al respecto. 

En cuanto a la Fed, la decisión de mantener sin cambios su tasa de referencia y la decisión del Banco de Japón de bajar su tasa de interés a 0.1 por ciento, también ayudaron al optimismo de los mercados, ya que muestran que los bancos centrales seguirán respaldando a la estabilidad de las principales economías durante el año que comienza, señalaron.